Archive for the ‘Uruguay’ Tag

Video: Delmira Agustini: la tragedia total del amor

Delmira Agustini

Delmira Agustini

Delmira Agustini (Montevideo 1886-1914) lo tenía todo para haber llevado una existencia feliz: inteligente, guapa, trabajadora y de buena familia, sólo cometió un error: se enamoró del amor y eso le llevó al desastre. Lo deseó, lo esperó, lo soñó, lo idealizó y cuando llegó por fin, le cantó de una manera desenfrenada y bestial. Conoció al hombre de su vida, Enrique Job Reyes, se casó con él, vivió momentos de grandeza, pero al año de casarse la relación comenzó a resquebrajarse y terminaron divorciándose. El día 6 de julio de 1914 se citaron en un hotel de Montevideo quien sabe para qué. Al parecer discutieron y entonces, Enrique sacó un revolver y le pegó dos tiros a Delmira y después se suicidó. Ni la más cruel telenovela venezolana ha logrado igualar semejante tragedión.

“El problema es que hoy los vínculos son descartables”

Fanny Berger

Fanny Berger

Fanny Berger entrevistada por Daniela Bluth:

—¿Cuál es el principal problema en el vínculo entre padres e hijos?

—El gran problema es que en esta época los vínculos entre padres e hijos no escapan a lo descartable. Y muchos padres no se posicionan en el rol de padres, que es un vínculo vertical. Que me perdonen, yo soy horizontal en el trabajo con gestalt, pero el vínculo padres e hijos es vertical: hay un adulto que tiene experiencia y un niño que está aprendiendo. Entre ambos tienen que tratarse bien y con respeto. Es igual que entre el maestro y el alumno, el problema es que no se posicionan en su rol y así aparecen los que son amigos de sus hijos, los que les preguntan a los nenes todo, los que los quieren complacer, los que hablan en plural tipo nos sentimos mal… Al adulto le cuesta ejercer la paternidad y la maternidad.

—¿Por qué creés que pasa esto?

—Porque sentimos culpa y porque los vínculos hoy son descartables. La salida de la mujer al mercado laboral evidentemente ha cambiado los modelos. Yo no termino de asombrarme con las cosas que me cuentan los pacientes.

—Los niños de hoy tampoco son los de antes…

—No, es cierto, pero es el huevo o la gallina. Los niños de hoy son más inquietos, más impulsivos, con más habilidades motrices, pero siguen siendo niños e inmaduros. Son así por la sobreestimulación, pero también por la actitud de los adultos. Los niños dicen algo y los padres los aplauden. Si a mí me aplauden siempre, entonces hago lo que quiero. Ningún extremo es bueno. Los padres tenemos que cambiar, permitir que nuestros hijos se hagan cargo. Estamos siendo muy débiles emocionalmente.

“Complainte du pauvre chevalier-errant” – Jules Laforgue lu par Yvon Jean

Jules Laforgue

Jules Laforgue

Complainte du pauvre chevalier-errant – Jules Laforgue lu par Yvon Jean.

“Bajen el tono porteño autosuficiente”: los “consejos” de un uruguayo para los argentinos que van a Punta del Este

descarga

Enrique Alzugaray escribe:

Hoy, en la sección Carta de Lectores de la edición impresa de LA NACION, fue publicado un mensaje de Enrique Alzugaray, un uruguayo de Montevideo que vivió ocho años en Buenos Aires y que tras leer una noticia sobre las recomendaciones para los argentinos que viajan al país vecino decidió hacer su propia lista de consejos, que nada tenían que ver con la publicada antes.

La carta la escribió en clave humorística. Primero la publicó en su Facebook y como en esa plataforma causó mucha gracia a sus amigos, pensó que sería buena idea que sus palabras llegaran a un público más amplio, por eso pensó en LA NACION.

A continuación, la carta completa de Enrique:

“La agencia Télam enunció una serie de consejos a los argentinos que llegan a veranear al Uruguay. Son bastante discutibles, así que como uruguayo aquí les agrego otros cinco:

1) Disimulen el acento porteño, preferimos mil veces que nos hablen en taiwanés o afgano antes que oír ese acento porteño autosuficiente.

2) Caminen como Dios manda, no con ese pasito cortito y compadrón que tienen y que es inaguantable. Se los ve venir y hasta el barrio en que viven en Buenos Aires parece olerse de lejos.

3) Bajen el tono de voz, ya sabemos que hay porteños por acá, los venimos escuchando desde la Mansa. Hablen más bajo, no es necesario alardear a los gritos.

4) No hagan tantas preguntas al cuete, ésa es otra manera que tienen ustedes de hacerse ver. Preguntan hasta por las obviedades más grandes. Miren que los orientales no venimos al mundo con la misión de evacuarles sus consultas.

5) No nos elogien tanto, no precisamos que nos pasen a cada rato la mano por el lomo. Déjense de jorobar con que aman el Uruguay , nadie ama al Uruguay, ni siquiera nosotros mismos.

Habría más para decirles, pero esto es lo más importante. Disfruten de nuestras costas y vuelvan cuando quieran. Tampoco nos prometan nada, bastante tenemos con verlos llegar cada año y saberlos hermanos (pese a todo).

Jules Laforgue – Spleen/ Audio

Jules Laforgue

Jules Laforgue

Tout m’ennuie aujourd’hui. J’écarte mon rideau,
En haut ciel gris rayé d’une éternelle pluie,
En bas la rue où dans une brume de suie
Des ombres vont, glissant parmi les flaques d’eau.

Je regarde sans voir fouillant mon vieux cerveau,
Et machinalement sur la vitre ternie
Je fais du bout du doigt de la calligraphie.
Bah ! sortons, je verrai peut-être du nouveau.

Pas de livres parus. Passants bêtes. Personne.
Des fiacres, de la boue, et l’averse toujours…
Puis le soir et le gaz et je rentre à pas lourds…

Je mange, et bâille, et lis, rien ne me passionne…
Bah ! Couchons-nous. – Minuit. Une heure. Ah ! chacun dort !
Seul, je ne puis dormir et je m’ennuie encor.