Archive for the ‘Politics’ Tag

LA PELIGROSA AMISTAD DE BORGES CON PINOCHET QUE LE IMPIDIÓ GANAR EL NOBEL

Pinochet y Borges Peligrosa amistad (Foto: Cortesía)

Mariana Limon escribe:

“Jorge Luis Borges tenía los méritos literarios suficientes para obtener un Nobel,” según María de Alva, directora de Letras Hispánicas del Tecnológico de Monterrey. “Pero aceptó un premio bajo la dictadura [de Pinochet]. No sé si solo fue eso [lo que impidió que ganara], el tema es controversial y no creo que sea fácil deducirlo”.

Es difícil determinar con certeza por qué la Academia Sueca no le otorgó el Nobel al escritor argentino. Sin embargo, diversas fuentes consideran que un factor importante fue la visita que realizó a Chile el 21 de septiembre de 1976.

En aquel entonces Jorge Luis Borges visitó la Universidad Católica para recibir un doctorado honoris causa de manos de Augusto Pinochet. Además, dio un discurso controversial del que se arrepentiría años después, según sus diarios personales y declaraciones de su viuda, María Kodoma.

“En esta época de anarquía sé que hay aquí, entre la cordillera y el mar, una patria fuerte. Lugones predicó la patria fuerte cuando habló de la hora de la espada. Yo declaro preferir la espada, la clara espada, a la furtiva dinamita (…). Y aquí tenemos: Chile, esa región, esa patria, que es a la vez una larga patria y una honrosa espada”, en su discurso de aceptación Borges elogió la dictadura chilena y con esto generó mucha crítica en su contra.

Un día después, el 22 de septiembre de 1976, Borges fue recibido por Pinochet y mantuvo su postura.

 

 

Advertisements

“Una derrota en Buenos Aires puede envalentonar a los peronistas…”

Las primarias, tan denostadas a partir del debate sobre su utilidad, se convirtieron al final en una elección crucial que hoy tiene en vilo a la política y la economía argentinas, a la espera de un resultado que definirá los márgenes de poder de Mauricio Macri, las perspectivas políticas y judiciales de Cristina Kirchner y la puja por el liderazgo en el peronismo.

Ayer, el mensaje que transmitió el oficialismo hacia su interior era evitar “la euforia excesiva o la depresión”, cualquiera que fuera el resultado, porque “todavía queda un tiempo largo hasta que termine el partido”. Las primarias de hoy serán efectivamente una instantánea que podrá modificarse parcialmente en las elecciones de octubre. Pero más allá de su carácter temporal, los resultados comenzarán a arrojar luz sobre 10 definiciones cruciales para el futuro de la Argentina:

– El poder del Gobierno para implementar reformas 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, prepara una reforma tributaria que necesitará la venia de los gobernadores y la aprobación del Congreso. Más complejo aún resultará para el macrismo conquistar acuerdos para avanzar con el proyecto de reforma laboral, que el Gobierno buscó deliberadamente quitar del debate en la campaña para evitar controversias. Mauricio Macri considera ambos proyectos indispensables para aumentar los niveles de inversión. El grado de poder político que logre el Gobierno en las elecciones determinarán el alcance y la profundidad de ambas reformas.

Israel’s Netanyahu warns of rise of “extremist forces”/ Video

Benjamin Netanyahu

Speaking in France, the Israeli prime minister says militants seek to destroy “anyone that stands in their way”.

Oscar Parrilli pidió una “autocrítica” por el rol de los organismos de Inteligencia

Oscar Parrilli (Foto: archivo)

El ex jefe de la Secretaría de Inteligencia durante el último año del gobierno kirchnerista, Oscar Parrilli, dijo ayer que los partidos políticos y los gobiernos de la democracia deberían “hacer una autocrítica” respecto al funcionamiento de los servicios de inteligencia en el país, y negó que estuvieran al servicio del gobierno.

El ex funcionario aseguró que cuando llegó a dirigir la ex SIDE, en diciembre de 2014 encontró a la secretaría “al servicio de intereses personales, negocios de agentes de inteligencia y específicamente a órdenes del ingeniero (Jaime) Stiusso”. En diálogo con radio Cooperativa afirmó que los agentes no estaban al servicio del Ejecutivo, sino “estaban al servicio de sí mismos, sin ninguna dirección política, fiscalización o control”.

“Tenemos que hacer una autocrítica, todos en la democracia convivimos con un servicio de inteligencia, una rémora del pasado de la inteligencia militar”, insistió. Y, admitió, que “desde ahí se hacían operaciones contra todos, contra el gobierno, fiscales, jueces”, pero que fue la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, quien “tomó la decisión de cortar todo esto”.

El mundo no le da respiro a la Argentina

Fernando Gonzalez escribe:

El mundo no es lo que era. Es lo que debe estar pensando Mauricio Macri mientras se sube al avión que debe traerlo hoy de Japón. No bastan las inversiones de Toyota y de Nissan. No bastan los acuerdos con China para que se construyan dos centrales nucleares ni las fotos con Carlitos Tévez y con los jeques de Dubai. Los ocho días de viaje por el Lejano Oriente se ensombrecieron cuando llegaron las malas noticias de Brasil. La caída del gran vecino regional, justo cuando parecía que empezaba a recuperarse, es un puñal que se clava en el corazón de un proyecto económico que aún tiene que luchar a brazo partido contra la inflación y escapar de la recesión antes de la elección de octubre.

El panorama para la Argentina, visto desde la Casa Rosada, no ofrece ningún respiro. Europa se conmovió con el Brexit y la victoria inesperada de Emmanuel Macron en Francia apenas le devolvió algo del oxígeno político que le estaba faltando. Donald Trump no parece tener la destreza necesaria para imponer en su totalidad el plan de ideas con el que escandalizó al planeta pero le alcanza, por ejemplo, para complicar el presente y el futuro de México.

Pero todos estos dramas geopolíticos se convierten en anécdotas cuando Michel Temer aparece involucrado en la tormenta de coimas que se abate sobre Brasil y amenaza con barrer a todos los dirigentes de la primera línea del poder. Lula, Dilma Rousseff y Aécio Neves transitan caminos similares y es difícil prever quiénes se harán cargo de la crisis brasileña si la guadaña judicial vuelve a cortar la cabeza de un presidente que asumió hace menos de un año.