“Decía que los argentinos no habían entendido su obra ni la leían”

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

Como prueba de ese desconocimiento, Maria Kodama,  la esposa y albacea de la obra del escritor recordó la polémica sobre la autoría del poéma “Instantes” y el episodio en el que arrancó un cartel con el texto durante un homenaje póstumo en la Feria del Libro de Buenos Aires.

LA FORÊT/ François-René de Chateaubriand

000069_0640

LA FORÊT/ François-René de Chateaubriand.

RE4DINGS: Offshore by Penelope Fitzgerald (read by Alan Hollinghurst)

Penelope Fitzgerald

Penelope Fitzgerald

RE4DINGS: Offshore by Penelope Fitzgerald (read by Alan Hollinghurst).

¿Cómo se lleva en Hernán Neira esa doble vocación de escritor y filósofo?

Hernán Neira

Hernán Neira

 

Interlitq entrevista al escritor chileno, Hernán Neira

 

Interlitq: ¿Cómo se lleva en Hernán Neira esa doble vocación de escritor y filósofo?

 

HN: En mi caso se lleva bien, quizás porque no pretendo hacer novela de tesis ni tampoco filosofía novelada o filosofía de  divulgación. No sé si la ficción sea o no más libre que la filosofía, no es ese el tema, es que la “lógica” de la escritura de ficción es distinta de aquella de la filosofía. Ambas pueden dar placer al lector, pero son placeres distintos; ambas, también, pueden mostrar un mundo o  bien plantear problemas al mundo tal como está. Se dirigen a públicos distintos o a la misma persona, pero en circunstancias distintas.

 

Interlitq: ¿Cuáles es la situación de la filosofía, hoy?

 

HN: La filosofía ha cambiado radicalmente desde la época en que terminé el doctorado (1990), más aún en relación a cuando entré a la universidad. La filosofía, entonces, era más bien una reflexión sobre autores y problemas europeos que algunos autores europeos pretendían que fueran universales. Por mientras, el mundo cultural y político estaba cambiando, estaba “deseuropeizándose”, pero aquellos filósofos no lo veían. Incluso si se lee a Foucault y Levinas, que en varios aspectos parecen renovadores, trabajan desde una perspectiva intraeuropea. Quizás la excepción fue Sartre, que desde la década de 1950 planteó un modelo humano abierto a la inmensa humanidad de otros continentes, y Derrida, quien planteó en 1968 que la metafísica –que siempre pretendió decir una verdad universal- se ligaba a la historia de Occidente. Y, naturalmente, cuando ese Occidente pierde relevancia, la metafísica también. En el fondo, ambos autores contribuyen a la descolonización filosófica. La respuesta de la filosofía europea será dividirse en tres: mirar a la tradición analítica generada en Estados Unidos; encerrarse en erudición textual; abrirse a nuevos temas. En esto último está lo más creativo, lo que perdurará: medio ambiente, animalidad, globalización, desigualdad, la diversidad de lo humano. Y, por supuesto, se comienza a escuchar a filósofos que ya no son de origen europeo-occidental. Ahora bien, la estructura de enseñanza universitaria de la filosofía, especialmente en América Latina, aún tiene temor a reconocerse con derecho a pensar de manera descolonizada, excepto autores como Zea, o Bolívar Echeverría, por nombrar algunos ya clásicos latinoamericanos. En ese campo tenemos mucho por hacer y lo estamos haciendo.

 

Interlitq: ¿Y la situación de la literatura?  

 

HN: No tengo conocimientos para hablar de la literatura mundial. A primera vista sí puedo percibir algunos fenómenos. El primero, la extrema concentración de las editoriales. En las últimas décadas han sido absorbidas por grandes grupos casi todas las editoriales cuyo propietario era un individuo y un equipo interesados en la literatura y la diversidad de títulos es cada vez menor. El segundo, que la literatura escrita en las lenguas de los antiguos países coloniales, pero apropiadas por los ex colonizados, son las que tiene más vigor. Me parece que Rushdie es un ejemplo, en especial si lo separamos de la parafernalia político-religiosa de alguno de sus libros. En América Latina habría que nombrar al cubano José Lezama Lima o, entre vivos, nombraría al argentino Sergio Chefjec. Este fenómeno tiende a oponerse al primero. Los grandes grupos editoriales quieren productos estereotipados y de circulación global, con escasa originalidad y sin desafíos. Así lo ejemplifican los premios de los dos mayores grupos editoriales españoles, que todo el mundo identifica: hace ya unos años que no se lo dan a una buena novela. Algunas vez esas editoriales premiaron calidad; hoy, premian como Hollywood. Afortunadamente, están surgiendo algunas editoriales con editores a la cabeza, aunque quizás sean absorbidas también a mediano plazo.

“…ha podido hablarse…de una ‘feminización’ de los varones”

the-feminization-of-men-02

Luciano Lutereau escribe:

“Por eso ha podido hablarse, en los últimos años, de una ‘feminización’ de los varones.”