Archive for the ‘Switzerland’ Category

Hugo Bonamin to be Guest Artist for Interlitq’s “English Writers 4”

Hugo Bonamin

Hugo Bonamin

The French (Swiss-based) artist Hugo Bonamin will be Guest Artist for Interlitq‘s forthcoming English Writers 4 feature. Further news to follow…

Read Interlitq‘s English Writers 1

Read Interlitq‘s English Writers 2

“…es Ginebra la que me parece la más propicia a la felicidad”

Borges en Ginebra

Borges en Ginebra

Florencia Carbone escribe:

Caminar por las ordenadas pero laberínticas callecitas ginebrinas despierta sentimientos encontrados: a pesar de ser la segunda ciudad más poblada de Suiza, hay tanto silencio que es posible escuchar el ruido de los propios pasos.

Ginebra está acostumbrada a “hacer podio”: en los rankings internacionales suele aparecer en los primeros lugares tanto cuando se evalúa calidad de vida como cuando lo que se mide es el costo de la vida.

Borges, que hizo parte del secundario en el Instituto Calvino (en honor a Juan Calvino, teólogo que nació en Ginebra, en 1509, y es considerado como uno de los padres de la Reforma Protestante), y eligió esta ciudad para pasar sus últimos años, decía de Ginebra: “De todas las ciudades del mundo, de todas las patrias íntimas a las que un hombre aspira hacerse acreedor en el transcurso de sus viajes, es Ginebra la que me parece la más propicia a la felicidad. A ella le debo el haber descubierto, desde 1914, el francés, el latín, el alemán, el expresionismo, Schopenhauer, la doctrina de Buda, el Taoísmo, Conrad, Lafcadio Hearn y la nostalgia de Buenos Aires”.

“…Freud ganó, Jung perdió”

Sigmund Freud

Sigmund Freud

Segun Élisabeth Roudinesco, la historiadora y psicoanalista francesa que es una Editora Consultora de Interlitq:

“Creo que lo he tratado con justicia en este libro, que he intentado estar por encima del dilema Jung contra Freud. Fue un clínico de la psicosis formidable. Luego se enfangó en aquello de la psicología de los pueblos, su obsesión por lo mitológico, el orientalismo y lo esotérico… A mí también me resulta más simpático Freud, esa idea suya del psicoanálisis para todos. Está claro que Freud ganó, Jung perdió. El mundo es freudiano, no jungiano. Pero no ignoro su valor”.

Los ocho tipos de personalidad de Jung en los que te puedes encontrar

¿Sientes que tu personalidad es única? Comprueba que no la describiera ya Jung.

¿Sientes que tu personalidad es única? Comprueba que no la describiera ya Jung.

Todos nos sentimos únicos en cierta forma, con personalidades diferenciadas de los demás. “Yo soy irrepetible”, dicen los presuntuosos; “Yo, un bicho raro”, replican los que están más bajos de autoestima.

Es difícil saber cuán original es uno, pero si no te identificas con ninguno de los ocho tipos de personalidad que describió el doctor Carl Gustav Jung, quizás puede que en verdad hayas roto el molde al nacer y seas verdaderamente genuino.

“Jung había dicho que ‘Un perro andaluz’ era un caso claro de esquizofrenia…”

download (14)

Aunque Buñuel fue siempre muy hostil con aquellos que intentaban buscar significados a sus películas, llegando a afirmar en alguna entrevista que carecían de él, resulta fácil leer ‘Un perro andaluz’ en clave psicoanalítica y autobiográfica.

En realidad, su opinión sobre el psicoanálisis tenía que ser necesariamente pobre: Jung había dicho que ‘Un perro andaluz’ era un caso claro de esquizofrenia y el director de un conocido centro psicoanalítico en Chicago que quería dar trabajo a Buñuel se declaró horrorizado tras ver la película.

Antes de empezar, hay que saber que la relación entre Buñuel, Dalí y Lorca fue algo tormentosa. Buñuel era el heterosexual prototípico, boxeador, juerguista y sádico. Dalí fue un onanista compulsivo que padeció siempre un temor atroz hacia el sexo femenino, temor que terminaría por convertirse en pánico e impotencia. Lorca era conocido por su complicada homosexualidad. Estuvo enamorado de Dalí pero sus sentimientos provocaron en el artista catalán la reacción contraria: rencor y desprecio.

Dalí y Buñuel quisieron atacar a Lorca ya en el título, ‘Un perro andaluz’, y también con la escena en que un andrógino es atropellado en la calle con gran alborozo del protagonista, que mira desde la ventana. Tras el atropello del invertido el protagonista se siente liberado y se dispone a forzar a su pareja. Naturalmente, aunque Lorca se sintió atacado por la película, Buñuel negó que hubiese referencia alguna al poeta andaluz.