Archive for the ‘Spain’ Category

Cuando Borges protestó por el fusilamiento de Lorca

Cristobal G Montilla escribe:

Las idas y venidas a la muerte de Federico García Lorca (1898-1936) siguen arrojando travesías pretéritas y reacciones de lo más diversas, que habitan ese pasado en el que hurgan con tenacidad ciertos investigadores. Las primeras protestas contra el bando franquista, tras el asesinato del poeta granadino en los albores de la Guerra Civil, llegaron a cruzar el Atlántico para enviar hasta Burgos líneas de indignación suscritas por Jorge Luis Borges. Es uno de los hallazgos que se encuentran en un libro del investigador malagueño Rafael Inglada, que recopila tanto los manifiestos y homenajes en los que García Lorca participó en su juventud, como los escritos de repulsa que fueron enviados por diversos intelectuales, inmediatamente después de la muerte del de Fuente Vaqueros.

De hecho, una de las grandes aportaciones de este volumen es la reproducción de siete de los primeros escritos en protesta por el fusilamiento del granadino que fueron redactados por intelectuales en el mismo 1936. Entre estos manifiestos, situados en el tramo final de este libro de Rafael Inglada prologado por Ian Gibson, llama la atención el que redactó una treintena de intelectuales argentinos, con Jorge Luis Borges incluido entre sus firmantes: “No sabemos si los autores de su muerte son los soldados marroquíes o los mercenarios internacionales que constituyen el grueso de sus tropas. Sólo sabemos que a la sombra de la bandera que pretende reivindicar el esplendor de las antiguas glorias españolas, ha sido brutalmente apagada una de las voces más puras y nobles de la nueva España“, escriben en una misiva dirigida al general franquista Miguel Cabanellas.

La recuperación de textos como éste sirve de epílogo definitivo a las casi 350 páginas que conforman el estudio ‘Federico García Lorca. Manifiestos, adhesiones y homenajes (1916-1936’), recién editado por el Patronato Cultural Fundación García Lorca, que se presenta este sábado en Fuente Vaqueros, en el patio del Museo Casa Natal del poeta.

Fraude fiscal de Messi: El Tribunal Supremo de España confirmó la condena de 21 meses de prisión

© Proporcionado por THX Medios S.A. (AP)

A días de disputar la final de la Copa del Rey ante Alavés (será el próximo sábado), Lionel Messi recibió un duro revés. La Sala Penal del Supremoconfirmó la condena de 21 meses de prisión impuesta como autor de tres delitos fiscales.

El alto tribunal desestimó en su integridad el recurso de casación que el futbolista interpuso contra la sentencia que le fue dictada el 5 de julio del año pasado por la Audiencia Provincial de Barcelona. El oriundo de Rosario dejó de pagar a la Hacienda española un total de 4.1 millones de euros, correspondientes a los periodos comprendidos entre 2007 y 2009.

El artista que escribe como Borges

Fabio Kacero. Foto: Andres D'Elia

Fabio Kacero. Foto: Andres D’Elia

Patricia Kolesnicov escribe:

No hay, no hay presencia argentina sin Borges y aquí está Borges, su caligrafía pequeña. ¿O no? ¿O casi?

La obra, que se exhibe en el stand de la galería Ruth Benzacar, se despliega en dieciséis hojas manuscritas. Y si uno mira, si pega la ñata contra el vidrio de la vitrina, verá que lo que está escrito es, justamente, el cuento Pierre Menard, autor del Quijote, en el que un escritor francés, Menard, escribe, letra por letra y coma por coma, un par de capítulos de la obra de Cervantes. No lo copia, dirá Borges, porque Menard no puede “ser en el siglo XX un novelista popular del siglo XVII”. La circunstancia en que se escribe, parece postular Borges, cambia el texto, las elecciones tienen otros motivos y otros significados.

Pero lo que se vende acá -por 22.000 dólares- no es el manuscrito de Borges sino el manuscrito que hizo un artista plástico, Fabio Kacero, que nació en Buenos Aires en 1961. Se llama Fabio Kacero, autor del Jorge Luis Borges, autor del Pierre Menard, autor del Quijote.

Todo empezó, dice Kacero, cuando leyó una revista que proponía: “Cámbiese a usted mismo cambiando su letra”. Y le pareció buena idea.

“Claro -dice Kacero- cambiás algo afuera listo, para qué tenés que hacer psicoanálisis durante años… Entonces decidí cambiar algo afuera para cambiarme a mí mismo. Los artistas siempre estamos disconformes, queremos cambiar. Y no había manera de cambiar mi letra, no me salía. Se me ocurrió copiar la letra de otro. Y tenía un facsímil de Lewis Carroll, otros ejemplos . Llegué a la letra de Borges. Fui copiando y entonces pensé en Pierre Menard, la apropiación de la apropiación. Da, pensé, con la letra de Borges, todo. Y ahí está. Copié el Pierre Menard…”

La historia no termina ahí. “La idea es que si copiás la letra de otro podés incorporar características de otro. Entonces pensé que podía incorporar la idea de escribir pero también la de quedarme ciego. Yo ya venía escribiendo… después de esta obra publiqué un libro de narrativa, Salisbury, y ahora voy a publicar otro, en editorial Mansalva. Se desarrolló en mí la cosa de escritor… ahora estoy escribiendo más que ninguna otra cosa. Como si la literatura fuera una escala del arte conceptual. Entonces me quedo con el texto, con la literatura.” En el espacio de Ruth Benzacar también se ven otras obras del artista. La letra entró, tanto entró que Kacero, efectivamente, cambio su letra. “Y ahora es muy parecida mi letra a la de Borges. Me quedó la letra de Borges…”

“Borges no odiaba la cultura española…”

descarga

Borges no odiaba la cultura española, de hecho adoraba a Quevedo o a Cervantes, pero su distancia desde el otro lado del Atlántico le permitía censurar “la España del refranero y del haragán”. Y es que Borges regresó a Argentina en 1921, donde participó en la fundación de varias publicaciones literarias y filosóficas como Prisma (1921-1922), Proa (1922-1926) y Martín Fierro, donde publicó esporádicamente. Escribió poesía lírica centrada en temas históricos de su país, que quedó recopilada en volúmenes como Fervor de Buenos Aires (1923), Luna de enfrente (1925) y Cuaderno San Martín (1929).

Los temas y motivos de sus textos son recurrentes y obsesivos: el tiempo (circular, ilusorio o inconcebible), los espejos, los libros imaginarios, los laberintos o la búsqueda del nombre de los nombres. Lo fantástico en sus ficciones siempre se vincula con una alegoría mental, mediante una imaginación razonada muy cercana a lo metafísico.

Su obra, exigente con el lector por su complicada comprensión debido a la simbología personal del autor, ha despertado la admiración de numerosos escritores y críticos literarios de todo el mundo. El propio Borges describía su producción literaria de este modo: “No soy ni un pensador ni un moralista, sino sencillamente un hombre de letras que refleja en sus escritos su propia confusión y el respetado sistema de confusiones que llamamos filosofía, en forma de literatura”

“La angustia es el más penoso e insoportable de todos los afectos…”

img_ddusster_20170125-141008_imagenes_lv_colaboradores_angus-knji-u413686201444jh-992x558lavanguardia-web

Araceli Fuentes escribe:

“La angustia es el más penoso e insoportable de todos los afectos y cuando la encontramos en las consultas clínicas está ya en un estado desarrollado. Constatamos también las diferencias entre las personas a la hora de poder soportar un mayor o menor grado de angustia. A veces puede petrificarnos y otras empujarnos a un pasaje al acto, incluso al pasaje al acto suicida.

Para los psicoanalistas la angustia es esencial en la experiencia clínicaporque es la vía por la que un sujeto puede aprehender algo sobre su ser de goce, es decir sobre su manera de gozar en la vida. Tanto de aquello que le hace sufrir, y de lo que él goza sin saberlo, como sobre su deseo inconsciente. Sin la angustia, no sabríamos nada sobre el deseo ni sobre el goce.”