Archive for the ‘Psychology’ Category

“Jung Revisited” by Brian Inglis

Brian Inglis

In a lecture given in 1977 John Beloff recalled that although when he read Jung’s Synchronicity he had been intrigued, regarding it as ‘one of the more extravagant products of Jung’s fertile imagination’, he had not expected it to catch on. Events had proved him wrong; ‘fourteen years later, although it could not be said to occupy a paramount place in contemporary parapsychological speculation, it has become a firm fixture.’

Thirteen years later still, it has spread out to establish itself among what used to be described as the intelligentsia, a species which today lacks an identification, but for convenience can be described as the readers of the ‘quality’ newspapers and magazines. Synchronicity can no longer be closely identified, however, with Jung’s concept; partly because Jung himself did not claim to present it as a fully-fledged theory. In the foreword to his essay on the subject, he explained that he was making good a promise which for many years he had lacked the courage to fulfil; ‘the difficulties of the problem and its presentation seemed to me too great; too great the intellectual responsibility without which a subject cannot be tackled; too inadequate, in the long run, my scientific training’. His research into symbols, however, had brought the problem closer; and as he had been alluding to synchronicity for twenty years he felt it was time to explain what he had in mind by it – though this would entail, he feared, ‘uncommon demands on the open-mindedness and goodwill of the reader.’ It still does, not least because Jung was not good at elucidating obscurities in his ideas. His ‘scarab’ illustration of synchronicity gives a clearer picture than his attempts to describe it as a theory: the unconscious minds of therapist and patient, brought into collaboration by the need of the patient to find a way out of her problems and the need of the therapist to help her, are assisted by synchronicity in the form of a contribution from the collective unconscious – an archetype, the scarabeid beetle, arriving at the opportune moment in the session.

How, though, was this done? Jung turned to Pauli to explain that the new physics left the door open for the acceptance of acausal forces; and to Rhine, for the evidence which his research at Duke University had provided for the reality of psi phenomena, showing how the intercommunication between individuals – and, presumably, between individuals and the collective unconscious – could be accounted for. But this pushed Jung into accepting that the phenomena should be considered acausal: a source of confusion.

It was Jung’s harping on acausality which chiefly irritated Koestler when he came to examine the theory of synchronicity. Starting from the acausality premise, he complained, Jung had nevertheless ended up with the notion that the archetypes had somehow engineered the scarab’s appearance at the window. The confusion had arisen, John Beloff has explained, because of Jung’s arbitrary decision to restrict the meaning of causality to the way in which it is understood in physics. Jung had taken for granted that because trials had shown that telepathic communication appeared to be instantaneous, regardless of the distances involved, it must be acausal, as this was how quantum physics classified acausality.

But ‘what this argument overlooks is that the concept of cause was not invented by physicists’. It was surely nonsensical to claim that the findings from card-guessing trials for telepathy, if they were positive, were not causally related. Whether Uri Geller bends keys by normal or paranormal means, ‘the one thing we can be sure about is that he causes them to bend.’ ‘Meaningful’ has also raised problems. When Jung recalled that his interest in synchronicity had been roused by coincidences which were connected ‘so meaningfully that their “chance” concurrence would represent a degree of improbability that would have to be expressed by an astronomical figure’, he was using the term in a special sense. It is usually employed – as, for that matter, is ‘synchronicity’ – to describe a coincidence which has a meaning for the person or people it has involved, in the sense of giving the impression that it may have been designed for them, for good or ill. An improbable coincidence excites curiosity, but the improbability does not make it meaningful in this second sense; whereas a coincidence which ordinarily would be readily attributed to chance can become meaningful if it leaves those concerned wondering if it has implications for them, personally.

Synchronicity may be the best known theory to account for meaningful coincidences, Grattan-Guinness has observed, but it is ‘probably the most feeble’ – he is one of many parapsychologists who share Koestler’s irritation with it. As an alternative Grattan-Guinness offers ‘propensity’, a hypothesis covering a group of theories which have in common the assumption that ‘nature’, including the person involved and his environment, ‘has a propensity to fall into certain states of affairs which are favourable (or unfavourable) to psi events’ – a notion related to Sir Karl Popper’s theory of probabilities, set out in his Logic of Scientific Discovery. The most convincing criticism of Jung’s theory, however, is Eisenbud’s.

Jung had the idea of synchronicity, and then contrived to fuse psi into it. But if psi is accepted on Eisenbud’s or Sheldrake’s model, there is less need for synchronicity.

Most meaningful coincidences can be accounted for without it.

As things stand, therefore, it would be unwise to try to resuscitate synchronicity in its original form. Nevertheless the basic idea of an acausal connecting principle, as Beloff concedes, ‘is not devoid of meaning’. The concept of acausality may have to be dispensed with, ‘but the type of cause that we are left with is very different from the type of cause we associated with mechanical forces’. The essential point, David Peat claims in Synchronicity (1987), is that Jung presented a hypothesis which spanned the apparently unbridgeable gap ‘between the objective and subjective approaches to the question of the universe and our role within it.’

Synchronicity provides us with a starting point, for it represents a tiny flaw in the fabric of all that we have hitherto taken for a reality.

Synchronicities give us a glimpse beyond our conventional notions of time and causality into the immense patterns of nature, the underlying dance which connects all things and the mirror which is suspended between inner and outer universes. With synchronicity as our starting point it becomes possible to begin the construction of a bridge that spans the worlds of mind and matter, physics and psyche.

“Jung Revisited” is an extract from Coincidence: a Matter of Chance – or Synchronicity? by Brian Inglis.

Advertisements

—¿Es recomendable la participación de psicólogos en los equipos de los políticos?

Pablo Helman entrevista a Sergio Zabalza:

—¿Es recomendable la participación de psicólogos en los equipos de los políticos?

—La “psicología” contiene múltiples escuelas con puntos de vista muy diferentes sobre el abordaje de la psique. De manera que, si se trata de facilitar la interpretación de las necesidades de los ciudadanos en los asuntos de la polis, todo dependerá de la ética con que un psicólogo sugiere determinados rumbos a un político.

—¿Cómo ve el acercamiento de Jorge Alemán a Cristina? ¿Qué opinión tiene de su obra? ¿En qué puede asesorarla a Cristina?

—A partir de algunas elaboraciones teóricas de Lacan, con sumo rigor conceptual Jorge Alemán ha facilitado el abordaje de la política mediante herramientas psicoanalíticas. Por lo demás, tengo entendido que sus diálogos con la ex presidenta han sido circunstanciales y no obedecen a ningún trabajo de colaboración estable.

¿Por qué son infieles los hombres?

Silvia Murillo escribe:

Samuel (nombre protegido) lleva 5 años de relación con su novia, tiempo en el que reconoce le ha sido infiel un sinnúmero de veces. Afirma que su pareja es una persona maravillosa, con muchas virtudes, que no lo cela porque confía en él, pero que tener otras relaciones lo atribuye a su ego. “Lo mío es como decir: ‘Yo la puedo conseguir (a otra mujer); yo la puedo tener’. No me considero un Tom Cruise o Brad Pitt, pero es como una meta que me fijo. Hablando y vistiendo bien, y con un buen perfume encima obtengo lo que quiero”. El hombre, de 40 años, dice que en el tiempo que lleva junto a su pareja formal, ella nunca ha sospechado de una infidelidad de su parte. ¿Cómo lo hace?  Cuando tiene una relación paralela —dice— es sincero con esa otra persona, le explica que tiene 2 hijos en distintas mujeres y una novia. “Me escriben con cautela y en horarios que saben que no estoy con mi pareja”. Él mismo se admira de no haber involucrado sus sentimientos en esas otras relaciones, aunque reconoce que con la última mujer que estuvo (quien es casada), en algún momento pensó en poner fin a su noviazgo. Luego reflexionó y hoy piensa que habría sido un error. “Me hubiera arrepentido toda mi vida”. Recuerda que este tipo de conducta empezó cuando concluyó el bachillerato. Atribuye también su ‘éxito’ con las mujeres a que muchas de ellas están desatendidas por su novio o esposo y, entonces, cuando alguien les habla bonito y está bien presentado, es aceptado, aunque tenga un compromiso. Para Samuel, la infidelidad no va a terminar, pues confiesa que si ve a una mujer que le gusta, irá tras ella hasta conseguir su objetivo. ¿Pero qué impulsa a los hombres a ser infieles? Existen algunas causas, y de aquello se han hecho hasta estudios. Por ejemplo, los investigadores del Área de Neurociencias del departamento de Biología de la Reproducción de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, Adriana Morales y Armando Ferreira, dicen que en el cerebro masculino predomina la inclinación hacia el sexo, y en el de la mujer, al compromiso.   Ellos argumentan que la proclividad del hombre a la infidelidad se encuentra en la estructura de su cerebro. “Él no se embaraza, copula y copula porque su cerebro está impregnado permanentemente de testosterona, que lo impulsa a la acción; mientras que los cambios hormonales, propios de la mujer, promueven conductas maternales y de compromiso”. En ese sentido, una investigación del Instituto Karolinska de Suecia concluyó que una variación del gen 334 multiplica en los hombres el “riesgo de experimentar conflictos en su relación de pareja y de divorciarse”. En otras palabras, 2 de cada 5 varones que cargan con este trozo diferente de ADN tienden a buscar entretención con otras mujeres. Este estudio fue publicado en Proceeding of the National Academy of Sciences. El gen 334 gestiona la vasopresina, una hormona que se produce naturalmente, por ejemplo, con los orgasmos. Hasse Walum, del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Karolinska, y uno de los autores de esta investigación, explica que “es la primera vez que se asocia la variante de un gen específico con la manera en que los hombres se comprometen con sus parejas”. Para la psicóloga Sandra Herrera, este tipo de comportamiento es una cuestión de principios. “Es equivocado plantear que la infidelidad masculina es una marca indeleble en el cromosoma Y. Si un hombre quiere ser fiel en armonía con sus bases morales, lo será por encima de todo; si esas bases flaquean o no existen, será infiel, así no tenga la variación del alelo 334”. Sin embargo, el psiquiatra Richard Friedman, de la Universidad de Cornell, en Nueva York, defiende la tesis del gen 334 e insiste en que la infidelidad puede obedecer a la genética o a otros factores; su manifestación depende de las características de cada uno. “No escogemos nuestro bagaje genético, pero sí podemos controlar las emociones y los impulsos que esa carga crea”. El psicoanalista colombiano Arturo de la Pava Ossa, en su libro Todos los hombres son infieles, ubica el tema en el terreno de la estructura psíquica. “Si para la mujer es prohibido ser infiel, el hombre lo es con la intención de degradar a su objeto sexual. En casi todas las culturas, si ella es la adúltera siente el peso de la culpa y del castigo, mientras que él tiene el franco derecho a ser polígamo”. La infidelidad, para el psiquiatra Héctor Cevallos, se origina porque, según sus estudios, el ser humano es muy sexuado, ya que pertenece al grupo de los primates y, por eso, no somos de naturaleza monógama. “Aprendemos a serlo porque nos conviene”. Él pone el ejemplo de los loros o pericos que, cuando se juntan en pareja, no buscan otra, solamente la propia. Entonces reitera que los humanos tienen tendencia polígama.

 

“La gente cree que el psicólogo es una persona imperturbable…”: Patricio Leone

 

Patricio Leone

Yamila Musa entrevista a Patricio Leone:

Creaste la red social de psicólogos más importante de la historia argentina. ¿Cómo surge esta iniciativa y cómo está compuesta?

“Psicólogas y Psicólogos en Argentina” fue un accidente porque nació de una desgracia muy profunda que fue la muerte de la hija de un amigo, quien me pidió que ingrese al grupo de las amigas de la hija para que publique fotos, y así me cree un perfil en facebook y empezó una especie de búsqueda de Psicología.

Surgió la idea de armar el grupo para debatir hacia donde iba la profesión. Soy egresado de la UBA en el año ‘89, y en esa época si no eras Psicoanalista o Lacaniano, no existía otra posibilidad. Pero yo si veía que había otras corrientes, que los pacientes me rechazaban interpretaciones, venían con demandas raras de un vacío existencial.

Hoy el paciente viene urgido porque tiene colon irritable, psoriasis, y tiene que curarse en 15 días. Entonces, eso desde el Psicoanálisis es muy difícil de cumplir, y entre a interrogarme mucho y a debatir con mi mujer que es Lacaniana.

Mi objetivo era juntar 200 personas para debatir, ahora somos 74.000. El grupo tiene una virtud grande que es el número, porque nunca hubo un colectivo tan grande en la historia de la psicología argentina. Hubo algo parecido creado por Jorge Garabenta, un colega amigo, que tuvo un foro vía mail que alcanzó las 10.000 personas cuando todavía no existían las redes sociales.

El 70% de los miembros del grupo son psicólogos (unos 45.000) y 60.000 somos los activos, representa las tres cuartas partes de los psicólogos de Argentina del país. “Psicólogas y Psicólogos en Argentina” nos hizo descubrir cuestiones de la profesión: que nos cuesta dominar nuestras emociones, que discutimos y nos enfervorizamos y nos convertimos en monstruos, por ejemplo.

La gente cree que el psicólogo es una persona imperturbable que tiene la vida comprada, y el grupo nos permitió comprobar que no es así. También permitió el crecimiento profesional y laboral de muchos colegas, y eso lo defiendo a muerte, y también tiene muchos detractores.

El grupo permite una mayor difusión de la psicología, y hace 2 o 3 años empezó a ocurrir un fenómeno nuevo: se empezaron a sumar estudiantes y eso me gusta, porque cuando yo fui estudiante me hubiera encantado tener un grupo y escuchar debatir a los colegas. Ahora haces click y tenes un debate con 200 comentarios.

El 20% de los miembros del grupo son estudiantes, y el 10% son personas que no son psicólogos ni gente de psicología, lo cual hubo discusión con ese tema cuando empezaron a incorporarse, si debía permitir que se sumarán, pero eso no se puede saber, si sos psicóloga o un sicario bosnio, no tengo forma de comprobarlo, internet es eso, el anonimato.

Las acciones son las que determinan si permanecen o se van, y muchas veces este 10% enriquece mucho porque son madres de niños autistas, profesores que vienen a buscar información porque tienen un alumno con trastornos límites de la personalidad, gente que viene a pedir atención psicológica y de manera perentoria y desgarradora, hemos tenido personas que han entrado diciéndonos que somos la última oportunidad, que se va a suicidar, y las intervenciones fueron maravillosas. Pudieron contenerlos, hablar, y siempre derivarlos vía mensaje privado para evitar la exposición, que haya comentarios que puedan inducir cierto enojo, desánimo.

Luego, esas personas aparecen y te dicen que le salvamos la vida, y eso me pone la piel de gallina. Una vez muchos colegas se enojaron con una situación de suicidio porque fue la estudiante la que intervino, pero ella la salvó, la contuvo. Como decía Freud: no hay nada más tranquilizador que unas pocas palabras bondadosas. El grupo tiene eso, y tiene cosas negativas como la exposición, ya que nos lee mucha gente.

Patricio Leone entrevistado por Interlitq

Patricio Leone

Patricio Leone

Patricio Leone entrevistado por Interlitq.