Archive for the ‘Psychoanalysis’ Category

“pareciera que matan en su fantasía a una Madre que también quiere ser mujer”

El suboficial de la Prefectura Naval, delegación Paraná, Orlando Ojeda, asesinó el sábado a dos mujeres. Diario UNO de Parana / Archivo Clarín.

El suboficial de la Prefectura Naval, delegación Paraná, Orlando Ojeda, asesinó el sábado a dos mujeres. Diario UNO de Parana / Archivo Clarín.

Madre, mujer, santa y puta

El psicoanalista argentino Sergio Zabalza explica así el fenómeno en una nota en el diario Clarín del 8.11.2016: “Estos feminicidios múltiples revelan quizás algo de lo que palpita en la psiquis de estos desquiciados: pareciera que matan en su fantasía a una Madre que también quiere ser mujer”. “Al macho del siglo XXI la Toda Madre se le transforma en Toda Mujer”, dice Zabalza, y su conjetura es que el machismo asesino es el intento fallido de “neutralizar a una madre que aparece como omnipotente”.

¿Es esto consecuencia de una cultura en la que se idealiza la figura materna a tal punto de provocar una dicotomía de tal dimensión? “En Argentina existe todavía la tradición del tango, en la que la mujer es buena y maravillosa cuando es la madre y pasa a ser una puta cuando es pareja y quiere su autonomía”, opina Monique Thiteux-Altschul. “La mujer es vista, y eso sin diferencias de clase, de capas sociales ni de acceso a la educación, como una propiedad. Cuando pierde el control sobre esa propiedad, el varón se vuelve loco”, afirma. “Esto ya no es amor, es que su machismo no les permite que sean de otro. Es la posesión por la práctica sexual”, coincide Mabel Bianco.

También el aumento en el consumo de drogas, que está fuera de control desde hace algunos años, ahora hace estragos, señala la experta: “Hay numerosos casos de sometimiento a través de las drogas, y de chicas muertas por sobredosis. Las secuestran y les dan droga para violarlas en grupo.”

De todos modos, esas posibles causas no terminan de explicar la magnitud que ha cobrado la violencia contra las mujeres en Argentina. El cuerpo de la mujer se ha convertido en un campo de batalla en el que se escenifican actos totalmente deshumanizados. “Los hombres que atacan a las mujeres entran en una alucinación de poder sin siquiera pensar en que pueden ir presos. En muchos casos se suicidan después de haber matado a la mujer”, subraya Monique Thiteux-Altschul, una de las voces más importantes del movimiento feminista en Argentina. “Ahí se ve también la poca importancia que tiene para ellos su propia vida”.

“…ha podido hablarse…de una ‘feminización’ de los varones”

the-feminization-of-men-02

Luciano Lutereau escribe:

“Por eso ha podido hablarse, en los últimos años, de una ‘feminización’ de los varones.”

 

“La angustia es el más penoso e insoportable de todos los afectos…”

img_ddusster_20170125-141008_imagenes_lv_colaboradores_angus-knji-u413686201444jh-992x558lavanguardia-web

Araceli Fuentes escribe:

“La angustia es el más penoso e insoportable de todos los afectos y cuando la encontramos en las consultas clínicas está ya en un estado desarrollado. Constatamos también las diferencias entre las personas a la hora de poder soportar un mayor o menor grado de angustia. A veces puede petrificarnos y otras empujarnos a un pasaje al acto, incluso al pasaje al acto suicida.

Para los psicoanalistas la angustia es esencial en la experiencia clínicaporque es la vía por la que un sujeto puede aprehender algo sobre su ser de goce, es decir sobre su manera de gozar en la vida. Tanto de aquello que le hace sufrir, y de lo que él goza sin saberlo, como sobre su deseo inconsciente. Sin la angustia, no sabríamos nada sobre el deseo ni sobre el goce.”

“El problema es que hoy los vínculos son descartables”

Fanny Berger

Fanny Berger

Fanny Berger entrevistada por Daniela Bluth:

—¿Cuál es el principal problema en el vínculo entre padres e hijos?

—El gran problema es que en esta época los vínculos entre padres e hijos no escapan a lo descartable. Y muchos padres no se posicionan en el rol de padres, que es un vínculo vertical. Que me perdonen, yo soy horizontal en el trabajo con gestalt, pero el vínculo padres e hijos es vertical: hay un adulto que tiene experiencia y un niño que está aprendiendo. Entre ambos tienen que tratarse bien y con respeto. Es igual que entre el maestro y el alumno, el problema es que no se posicionan en su rol y así aparecen los que son amigos de sus hijos, los que les preguntan a los nenes todo, los que los quieren complacer, los que hablan en plural tipo nos sentimos mal… Al adulto le cuesta ejercer la paternidad y la maternidad.

—¿Por qué creés que pasa esto?

—Porque sentimos culpa y porque los vínculos hoy son descartables. La salida de la mujer al mercado laboral evidentemente ha cambiado los modelos. Yo no termino de asombrarme con las cosas que me cuentan los pacientes.

—Los niños de hoy tampoco son los de antes…

—No, es cierto, pero es el huevo o la gallina. Los niños de hoy son más inquietos, más impulsivos, con más habilidades motrices, pero siguen siendo niños e inmaduros. Son así por la sobreestimulación, pero también por la actitud de los adultos. Los niños dicen algo y los padres los aplauden. Si a mí me aplauden siempre, entonces hago lo que quiero. Ningún extremo es bueno. Los padres tenemos que cambiar, permitir que nuestros hijos se hagan cargo. Estamos siendo muy débiles emocionalmente.

“¿no se trata de que todo varón condescienda a ser un poco cornudo para ser el hombre de una mujer?”

hombre-del-cornudo-23012252

Luciano Lutereau escribe:

No obstante, ¿no se trata de que todo varón condescienda a ser un poco cornudo para ser el hombre de una mujer? En un viejo seminario de 1996, pero aun de mucha actualidad, Phillipe Julien recordaba que ya Rabelais, en el siglo XVI, decía que “Toda mujer, aunque estuviera en cierto modo satisfecha sexualmente por el hombre, siempre está como en otro lugar”. Lo interesante es que Rabelais llama a esta actitud “coquage” (de acuerdo con el tesoro de la lengua francesa: “poner los cuernos”). En definitiva, la puesta de cuernos es un rasgo inevitable del matrimonio, que nombra más bien que a una mujer no se la puede poseer (¡cuántos casos de femicidios se explican por ese deseo de posesión!), no se la puede tener “toda” (¡el pobre paga con sus celos esa impotencia!), salvo que se la tenga como perdida.