Archive for the ‘Psychoanalysis’ Category

Juan Jose Scorzelli entrevistado por Yamila Musa: Parte 1

Juan José Scorzelli

Yamila Musa, Editor de Argentina de Interlitq, entrevista al psicoanalista argentino, Juan José Scorzelli (” 15 Psicoanalistas Argentinss” serie): “La impronta de un analista frente a una realidad compleja: Parte 1″.

Lee la entrevista con Luis Hornstein por Yamila Musa.

Lee la entrevista con Luciano Lutereau por Yamila Musa.

Advertisements

“¿Qué trastorno mental sufrió Virginia Woolf?”

Virginia Woolf por Roger Fry c 1917

Virginia Woolf: enfermedad mental y creatividad artística

por Gustavo Figueroa C. Departamento de Psiquiatría, Escuela de Medicina, Universidad de Valparaíso. Chile

¿Qué trastorno mental sufrió Virginia Woolf? Estamos en presencia del curso natural de la enfermedad ya que, fuera del apoyo incondicional, régimen y reposo, no hubo terapia eficaz por desconocimiento de la psiquiatría -los analistas amigos estimaron contraindicado el psicoanálisis. Comenzó en la pubertad temprana y la condujo a la muerte al tercer intento planificado de suicidio. La invalidó durante largos períodos y, en los intervalos de normalidad, la embestían episodios breves violentos que la obligaban a suspender, transitoriamente, toda actividad intelectual y social. Sin embargo, no dejó secuelas ya que su creatividad artística brotó con fuerza sorprendente desde su infancia y continuó hasta el último día, de modo que el número de escritos es impresionante, sin contar con que fue la artista más original del excéntrico grupo de vanguardia Bloomsbury. Admitió que estuvo «loca» en ciertos períodos y esta pérdida del juicio de realidad se acompañó de alucinaciones auditivas, visuales, cenestésicas – actuadas, en parte congruentes con el estado anímico. El desencadenamiento psicológico es inequívoco en los primeros episodios pero, con los años, resulta difícil distinguir entre evento estresante y efecto patológico. La carga familiar apunta a depresión unipolar.

 

 

“La práctica del psicoanálisis se encuentra inmerso en el marco de una situación política e inédita social…”

Sergio Zabalza escribe:

La práctica del psicoanálisis se encuentra inmersa en el marco de una situación política y social inédita desde el retorno a la democracia en el año 83: a la criminal represión, los presos políticos, el avasallamiento a la independencia de poderes, la persecución a opositores y la flagrante corrupción del gobierno, vale sumar que la coartación de la libertad de prensa ha dejado de ser una amenaza para constituirse en el dato relevante de estas últimas semanas. Ya no existen voces críticas en la televisión y/o su presencia en la pantalla y otros medios apenas alcanza una mínima condición. Si, tal como refiere Lacan, el inconsciente es el discurso del Otro, no hace faltan muchas luces para convenir en que una comunidad dominada por un relato único y hegemónico traduce un empobrecimiento en los seres cuya diferencia respecto al resto de las criaturas del planeta reside en el uso del habla. Para ser claros, no sólo se trata del creciente temor para hacer explícita determinada pertenencia partidaria sino del efecto que sobre los sujetos –cualquiera sea su credo político– ejerce la creencia naturalizada según la cual quien tiene poder también posee derecho y saber. Así, el actual gobierno reproduce en la escena social compartida las instancias psíquicas con que el síntoma somete al sujeto: censura, represión y olvido.

“He dejado el psicoanálisis”: Alejandra Pizarnik

Alejandra Pizarnik

3 de enero [1959]
He dejado el psicoanálisis. No sé por cuánto tiempo. Estoy muy mal. No sé si neurótica, no me importa. Me siento muy pequeña, muy niña. Y me van abandonando todos. Absolutamente todos. Mi soledad, ahora, está hecha de quimeras amorosas, de alucinaciones… Sueño con una infancia que no tuve, y me reveo feliz ―yo, que jamás lo fui―. Cuando salgo de estos ensueños estoy anulada para la realidad externa y actual. Jamás hubo tanta distancia entre mi sueño y mi acción. No salgo, no llamo a nadie. Cumplo una extraña penitencia. Y me duele funestamente el corazón. Tanta soledad. Tanto deseo. Y la familia rondándome, pesándome con su horrible carga de problemas cotidianos. Pero no los veo. Es como si no existieran. Siento, cuando se me acercan, una aproximación de sombras fastidiosas. En verdad, casi todos los seres me fastidian. Quiero llorar. Lo hago. Lloro porque no hay seres mágicos. Mi ser no tiembla ante ningún nombre ni ninguna mirada. Todo es pobre y sin sentido. No digamos que yo soy culpable de ello. No hablemos de culpables.
He pensado en la locura. He llorado rogando al cielo que me permitan enloquecer. No salir nunca de los ensueños. Ésta es mi imagen del paraíso. Por lo demás, no escribo casi nada.
Hay sin embargo, un anhelo de equilibrio. Un anhelo de hacer algo con mi soledad. Una soledad orgullosa, industriosa y fuerte. Es decir: estudiar, escribir y distraerme. Todo esto sola. Indiferente a todo y a todos.
***
Texto: Alejandra Pizarnik. Diarios (editorial Lumen).

El jarabe que “engancha” al paciente argentino: el psicoanálisis/ Video

Buenos Aires, 7 may (EFE), (Imagen: Sara Martos).- El miedo a envejecer, la muerte de un familiar y la pérdida de un amor son parte de las “angustias” que llevan a las personas a recostarse sobre el diván de un psicoanalista para buscar en su pasado el origen de sus problemas, un jarabe que tradicionalmente “engancha” al paciente argentino.