Archive for the ‘Literary Awards’ Category

¿Por qué Jorge Luis Borges nunca obtuvo el premio Nobel de Literatura?

borges-universo

Cristina Gonzalez escribe:

El escritor argentino, Jorge Luis Borges, ganó un sinfín de premios y reconocimientos por su carrera literaria; sin embargo, le faltó adjudicarse el más importante de todos, el Nobel de Literatura.

Esta situación tendría su origen en la visita que habría hecho en 1976 a Chile, cuando la academia le habría pedido explícitamente que rehusara su invitación a nuestro país, para así expresar su rechazo a Augusto Pinochet. No obstante, la visita se concretó.

Considerada como inoportuna para la academia, lo descalificó del Premio Nobel para siempre. Surgiendo el histórico desencuentro entre el escritor y la institución. María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, recordó el episodio el año pasado en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Ella dijo que después de una llamada de la academia sueca, donde se le habría pedido al escritor rechazar su visita a Chile por las razones anteriormente expuestas, Borges se negó rotundamente, considerando que con esa acción quizás perdía el Premio Nobel para siempre.

“Yo en ese momento lo quise más porque admiré en él algo que me enseñaron a admirar, a no traicionarse a sí mismo, no importa lo que se pierda, pero jamás traicionarse a sí mismo”, comentó María Kodama, con ocasión de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Japón condecora a la viuda de Borges por su aporte a la relación binacional

Maria Kodama

Maria Kodama

María Kodama, viuda del célebre escritor argentino Jorge Luis Borges, recibió hoy en Buenos Aires el reconocimiento de la Orden del Sol Naciente, Rayos de Oro y Plata de Japón por su contribución al intercambio y mutuo entendimiento cultural entre Argentina y el país nipón.

Buenos Aires, 31 oct (EFE).- María Kodama, viuda del célebre escritor argentino Jorge Luis Borges, recibió hoy en Buenos Aires el reconocimiento de la Orden del Sol Naciente, Rayos de Oro y Plata de Japón por su contribución al intercambio y mutuo entendimiento cultural entre Argentina y el país nipón.

“Como Gobierno de Japón, queremos condecorarla a usted con la conderación de la Orden del Sol Naciente, Rayos de Plata y oro. (…) Queremos que usted siga trabajando, contribuyendo para difundir la cultura argentina y también de Japón al mundo”, alegó el embajador japonés, Noriteru Fukushima, durante la entrega del galardón.

El embajador, que le entregó un diploma y una medalla a Kodama en la cúpula del Centro Cultural Kirchner (CCK), iba en representación del emperador japonés, Akihito.

María Kodama, de padre nacido y criado en Japón, reconoció que había comenzado a recibir clases de japonés pocas semanas antes de recibir este galardón pero agradeció el premio ofreciendo un breve discurso ante el público asistente en el idioma nipón.

“Para mí es un gran honor y además una gran felicidad porque pienso que mi padre -que era nacido, criado y educado en Japón y es el que me educó-, si algo queda de nosotros en algún punto del universo, debe de sentirse muy feliz”, aseguró Kodama en declaraciones a Efe tras recibir el reconocimiento.

María Kodama (1937) es escritora, traductora y profesora de literatura y, además de promover la difusión de las obras de Borges, organiza actividades como concursos de “haikus” (un tipo de poema japonés), conferencias y muestras de cine, entre otras, para promover la cultura y literatura del país asiático.

El embajador destacó a Efe las buenas relaciones que mantienen Argentina y Japón, estrechadas en parte por “la labor de la señora Kodama” y por la difusión de la cultura nipona en América Latina por los cerca de 65.000 argentinos descendientes de japoneses.

Por ello, hizo hincapié en el aumento del número de restaurantes de comida japonesa en los últimos años o la práctica de deportes como el judo o el ping pong.

“Argentina abrió la puerta no solo a economía sino a todos los aspectos: cultura, deportes. Estoy muy seguro de que las relaciones bilaterales va a estar muy fomentadas a través de varios esfuerzos y de varias personas”, concluyó Fukushima.

Una vez finalizada la ceremonia de entrega, Kodama hizo una breve reflexión sobre la obra de Borges (1899-1986) y su relación con la cultura japonesa.

Para ejemplificarlo, leyó algunos “haikus” y escritos que su marido había escrito en vida y los comparó con el estilo del país nipón.

La entrega se realizó en el marco de la exposición “Borges. Ficciones de un tiempo infinito”, una muestra que estará abierta al público este mes de noviembre en el CCK y que permitirá recorrer los momentos más representativos de la vida del escritor y conocer su obra desde nuevos abordajes. EFE.

Bob Dylan no es Borges

Ilustración: Tomás Serrano

Ilustración: Tomás Serrano

J. A. Montano escribe:

El Premio Nobel sigue cumpliendo su función conmigo: descubrirme autores que desconocía. Así Bob Dylan. Por supuesto, sabía quién era: como para no saberlo. Me he pasado la vida metiéndome con él –soltando que era “el Ramoncín de la armónica” y cosas peores– para reírme de los dylanitas, que como buenos devotos son muy agradecidos de epatar. Pero nunca me había interesado mucho por su obra. Ahora, empujado por la Academia Sueca y las masas, y haciendo un alarde de falta de personalidad, he empezado a oírlo en serio y me gusta. Soy, pues, el dylanita más reciente: ese tipo de advenedizo que solo le presta atención a un autor cuando le dan el Nobel. (Supongo que de algún modo redondeo el asunto).

Al Nobel, por otra parte, hay que contextualizarlo: un premio literario que no supo encumbrarse a sí mismo al no darse al mayor escritor de su tiempo, Jorge Luis Borges (“no darme el Nobel se ha convertido en una tradición escandinava”, bromeaba el argentino), es ya un premio necesariamente menor. Pese al bombo mediático, hay que restarle importancia. En último extremo, la Academia Sueca no ha hecho más que señalar que Dylan no es Borges.

Pero, aunque sea un premio devaluado, ¿se merece Dylan el Nobel de Literatura? No sé calibrar la calidad de sus letras, pero por otras letras que sí sé calibrar (las del brasileño Chico Buarque, por ejemplo; quien, por cierto, aparte escribe novelas), afirmo rotundamente que un letrista sí puede llevarse un premio literario. Y con más merecimiento, si es bueno, que muchos escritores mediocres. La literatura es el arte de las palabras, y no son menos palabras porque vayan en una canción. Por otro lado, este Nobel a Dylan, que parece el más moderno, es en realidad el más antiguo de los que se han otorgado nunca, puesto que enlaza con las fuentes mismas de la lírica (cuyo propio nombre, derivado de “lira”, delata su origen musical).

Curiosamente, Borges tiene algo que ver con el premiado de este año, porque –además de considerar que nuestra mejor poesía era la del romancero y la lírica tradicional, géneros orales y musicales, según recuerda el poeta y cantautor Alejandro González Terriza–, él mismo compuso letras de milongas. En el prólogo al libro que las recoge, ‘Para las seis cuerdas’, escribe: “el lector debe suplir la música ausente por la imagen de un hombre que canturrea, en el umbral de su zaguán o en un almacén, acompañándose con la guitarra”. Y en alguna ocasión hasta se lanzó a canturrear.

Así que al final, por este giro inesperado de las asociaciones, vamos a considerar el Nobel a Dylan como un modo indirecto de premiar (¡de una vez!) a Borges. Este, por lo demás, siempre tuvo en materia literaria muy pocos prejuicios.

Bob Dylan’s Nobel silence ‘impolite and arrogant’

Bob Dylan

Bob Dylan

Bob Dylan’s failure to acknowledge his Nobel Prize in literature is “impolite and arrogant”, according to a member of the body that awards it.

The 75-year-old singer was named the shock winner of the prize last week.

But all efforts by the Swedish Academy to contact him have failed, and he has not acknowledged the win in public.

Academy member Per Wastberg told Swedish television: “He is who he is,” adding that there was little surprise Dylan had ignored the news.

“We were aware that he can be difficult and that he does not like appearances when he stands alone on the stage,” he told Sweden’s Dagens Nyheter newspaper in a separate interview.

A reference to the prize was removed from Dylan’s website last week.

It is still not known if he will travel to Stockholm to receive the prize on 10 December. If he does not, a ceremony marking his career will go ahead as planned, Mr Wastberg said.

Mr Wastberg called the snub “unprecedented”, but one person has previously rejected the Nobel Prize in Literature – French author and philosopher Jean-Paul Sartre in 1964.

And one other recipient was distinctly underwhelmed by the honour conferred upon her by the Swedish Academy.

On learning she had won the prize in 2007, having returned from doing her shopping, the author Doris Lessing responded: “Oh Christ.”

However, she did attend the ceremony later that year.

“…un premio que nunca se otorgó a Jorge Luis Borges y que ahora se atribuye a Bob Dylan?”

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

Bob Dylan

Bob Dylan

El Liberal, Santiago:

Se esperaba al poeta sirio Adonis o el escritor keniano Ngugi Wa Thiong’o: la atribución del Nobel de Literatura al cantante norteamericano Bob Dylan provocó el enojo de varios autores y generó un debate en las redes sociales.

Por primera vez, desde la creación del premio, un cantante es coronado por el galardón sueco. Citada entre los candidatos potenciales, Joyce Carol Oates envió un tuit bastante cruel sobre Dylan. “Tal vez pueda darnos explicaciones sobre +Jack of Diamonds+ si todavía se acuerda”, escribió, dando a entender que Dylan no era el autor del texto. Los comentarios irónicos irrumpieron en las redes sociales. “¿Por qué deberíamos prestar atención a un premio que nunca se otorgó a Jorge Luis Borges y que ahora se atribuye a Bob Dylan?”, cuestiona.

Pierre Assouline, escritor francés, fue lapidario: “Haberle atribuido el Nobel de Literatura es lamentable. Me gusta Dylan, pero no tiene obra. La Academia sueca se ridiculiza. Es denigrante para los escritores.”