Archive for the ‘France’ Category

“Cuando se echa el síntoma por la puerta, vuelve a entrar por la ventana”: Judith Miller

La filósofa Judith Miller, hija de Jacques Lacan en Buenos Aires, 2009. Foto: Gustavo Ortiz

Judith Miller, tercera hija del psicoanalista francés Jacques Lacan murió el miércoles 6 de diciembre. Tenía 76 años, presidía la Fundación del Campo Freudiano y estaba casada con el psicoanalista Jacques Alain Miller, el “mejor” alumno de su suegro y encargado de transcribir las conferencias de Lacan. Judith, doctora en Filosofía, dedicó la vida entera a difundir la obra de su padre, hablaba español y visitó Buenos Aires en varias oportunidades.

Antes de adoptar el apellido Miller fue Lacan y en un principio fue Bataille, el primer esposo de su madre. Sin vueltas, fue una hija extramatrimonial. Una caracterización que iba a marcar su vida. Cuando estuvo en Buenos Aires en 2009, le dijo a Clarín “La novedad permanente es la enseñanza de Lacan. Pero no quiero que sea equivalente a decir tenemos únicamente la enseñanza de Lacan y no tenemos que hacer nada más que repetir lo que él ha dicho. Los analistas y la gente que trabajan con ellos, los analizantes, particularmente, me parece, participan de una búsqueda al nivel clínico, de la doctrina analítica, a cada nivel que hace parte de las luces lacanianas”.

La Fundación del Campo Freudiano es una red psicoanalítica importante y poderosa que funciona en muchos países y en la que su marido, el psicoanalista Jacques-Alain Miller organiza la transmisión del psicoanálisis tal como lo concibió Lacan. Judith también dirigía Colofón, el órgano de información del Campo Freudiano. En la visita a Buenos Aires de 2012, ella y Jacques Alain Miller fueron recibidos por la presidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. En la Argentina, el psicoanálisis puede ser una razón de Estado.

En su magnífica biografía Lacan, Elisabeth Roudinesco cuenta que Judith nació el 3 de julio de 1941, “en las horas más sombrías de la ocupación (nazi)” y que fue registrada como Judith Sophie, en la alcadía de Antibes bajo el apellido de Bataille. La hija de Lacan adhirió al maoísmo en los años sesenta, se doctoró en Filosofía en La Sorbona en los setenta y, en los ochenta, dirigió la revista de cultura llamada L’Ane (El Asno) y la colección Champ Freudien en Editions du Seuil. Es autora, entre otras obras, de La sesión analítica y el Álbum Jacques Lacan. Imágenes de mi padre, publicados por Paidós en 1991.

En el diario Le Monde, Roudinesco subrayó que Lacan tenía una verdadera adoración por su hija, que era mutua. Sufría con amargura por no haber podido darle el apellido desde el nacimiento y él estaba deslumbrado por su belleza, sus dones y virtuosidad intelectual.

“Es verdad que el efecto de un análisis no es de normalizar a nadie”, decía Judith en Buenos Aires. “Un análisis saca a la luz la singularidad de la persona que ha consultado. Es muy difícil saber quién soy yo. Una experiencia analítica permite ubicar cuál es mi deseo; si quiero lo que deseo. Es decir ubicar la división que cada uno tiene. Eso toma tiempo, es completamente antipático al apuro contemporáneo. Queremos ahora, inmediatamente lo que esperamos y es difícil de no ceder a este apuro. Pero el psicoanálisis no puede ceder a eso. Es una trampa. Cuando se echa el síntoma por la puerta, vuelve a entrar por la ventana. Ese es un principio fundamental del funcionamiento de la repetición”.

Judith fue una observadora atenta del fenómeno psicoanalítico en el mundo. Paradójicamente quien más hizo por la difusión del lacanismo nunca fue analista ni paciente. “Era una niña que veía llegar al consultorio gente que sufría. Y recuerdo cambios en los pacientes: poco a poco no los podía reconocer”, sostenía en su optimismo Judith Miller.

Advertisements

«Claude Silve a laissé s’épanouir ses dons qui l’inspiraient si bien, d’imagination et de sensibilité…»

Claude Silve

Le Duc de Lévis-Mirepoix écrit à propos de sa soeur, la écrivaine Claude Silve:

«D’une voix qui savait nous donner l’impatience d’entendre et la ferveur d’écouter, ma mère avait coutume de nous faire très souvent la lecture, à ma sœur et à moi.

Ainsi nous est venu à travers les contes de Perrault et les récits de la comtesse de Ségur, bien d’autres encore, un goût vite insatiable des livres, nos jouets préférés.

Ce goût devint une passion de la jeunesse dont nous ne pûmes nous défaire à la maturité et qui enfin nous mit l’un, et l’autre la plume à la main. Nous n’avons pas écrit de livres ensemble.

Claude Silve a laissé s’épanouir ses dons qui l’inspiraient si bien, d’imagination et de sensibilité, tandis que je servais l’objectivité de l’Histoire. Mais nos pages se connaissaient de l’intérieur par notre intimité fraternelle.

C’est en prenant ce point de départ tout simple que je voudrais jeter un regard sur quelques œuvres caractéristiques de sa manière, sur cette cadence très personnelle qui module l’imagination sur la ‘sensibilité.

On dirait que ses mots, pour être agréés, donnent satisfaction à son plaisir d’écrire. Cependant, ni recherche ni facilité trompeuse; une plume assurée dans l’aisance dont la sobriété n’a jamais desservi la grâce.»

Interlitq publishes the poem “Le labour roule ses mottes” by Antoine de Lévis Mirepoix

Antoine de Lévis Mirepoix

Interlitq publishes the poem in French “Le labour roule ses mottes” (“Poetic Voices” series) by Franco-Argentine author Antoine de Lévis Mirepoix.

Read the poem (in French) “E A U . . . S O L E I L” by Antoine de Lévis Mirepoix.

Read “Bergen” (in French) by Antoine de Lévis Mirepoix.

Interlitq to publish further examples of poetry in French by Antoine de Lévis Mirepoix

Antoine de Lévis Mirepoix

Interlitq is to publish (“Poetic Voices” series) further examples of poetry in French by Franco-Argentine author Antoine de Lévis Mirepoix.

Read the poem (in French) “E A U . . . S O L E I L” by Antoine de Lévis Mirepoix.

Read “Bergen” (in French) by Antoine de Lévis Mirepoix.

“Abuse of women and children is a worldwide problem and in certain societies is extreme”: Pascale Petit

Pascale Petit. Photo credit: Derek Adams

Pascale Petit interviewed by Interlitq: read the entire interview.

 

Interlitq: How central are themes of violence and gender issues to your work? Also tell us more about your preoccupation with the environment.

PP: I’d say these concerns are central. I hope that readers don’t just read my poems as personal and autobiographical, I would hope they reach beyond the ‘confessional’. Abuse of women and children is a worldwide problem and in certain societies is extreme.

My environmental concerns must originate from my childhood I think, when I lived with my grandmother in mid-Wales, and she had what seemed to me to be a huge garden. I worked in the garden for my keep, and loved it. Later, I spent summer holidays camping with my mother in an overgrown terraced vineyard she had bought in the south of France, and that place must have been my second childhood ‘Amazon’. Both places planted a deep love of nature and a feeling that the natural world in its wild state is an ally, a place of retreat and consolation. Gran had a lot of animals, and after my unhappy infancy in Paris, they must have made a deep impression: I adored them and bonded with them. As I grow older it horrifies me that many species are now endangered.