Archive for the ‘Argentina’ Category

“Por qué su desprecio al fútbol empequeñece a Borges”: Alberto del Castillo

Marzo 1982: Photo por Keystone/Getty Images

Alberto del Castillo escribe:

La crítica futbolística de Borges se sustenta en el reproche hacia este deporte como manifestación popular, refiriéndose así al fútbol casi como una nueva forma de MK Ultra. “Es una invención mediática para manipular a los pueblos”.

Una crítica con un componente, por lo tanto, más político y social que intrínseco al fútbol. Lo cual no deja de ser curioso: Borges no mostró afinidad con ninguna doctrina política y su análisis del fútbol, sin embargo, posee un cariz cargado de prejuicios y tintes elitistas.

En una ocasión, después de un largo rato hablando con El Flaco Menotti, entonces seleccionador de Argentina, y tras saberse sorprendido de que su criada le hubiera pedido que le trajera un autógrafo, Borges le dijo: “Qué raro, ¿no? Un hombre inteligente y se empeña en hablar de fútbol todo el tiempo”.

¿Es necesario un registro de violadores en Argentina?

por EFE el 21/05/2017 a las 10:04 horas

La inminente creación de un banco de datos que reúnainformación genética de personas condenadas por delitos de carácter sexual en Argentina ha reabierto el debate sobre la necesidad de crear un “registro de violadores” de acceso público.

La ley 26.879, que contempla la creación del Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a delitos de integridad sexual, está en vías de ser reglamentada por el Ejecutivo cuatro años después de ser aprobada en el Congreso.

Se trata de un archivo que incluirá información y material genético del agresor sexual una vez que la sentencia condenatoria sea firme. Los datos serán de carácter reservado y solo podrán acceder a él jueces, fiscales y los tribunales que investiguen un ilícito penal de este tipo.

Su propósito será “facilitar el esclarecimiento” de los hechos al objeto de identificar a los responsables.

Una de las impulsoras del proyecto de ley fue la integrante de la asociación Madres del Dolor, Isabel Yaconis, quien explicó que a pesar de tener el ADN del atacante de su hija nunca supieron a quién pertenecía ese patrón genético.

Lee más: Fuerte “lobby” en Argentina para que no se investigue coimas de Odebrecht

“Tampoco había mucho dónde buscar porque no existen en nuestro país losbancos de huellas genéticas de condenados por delitos sexuales“, aseguró a Efe el pasado enero.

“Ahora falta que se ponga en marcha”, comentó a Efe la presidenta de la agrupación, Silvia Irigaray.

Por otra parte, el mes pasado empezó a discutirse en comisión el proyecto de ley que propone crear un registro nacional de violadores que esté a disposición de los ciudadanos en las comisarías de policía, explicó la diputada nacional de Unión Cívica Radical, Gabriela Burgos.

El nombre del condenado, una fotografía renovada cada tres años y los posibles cambios de domicilio integrarán un archivo que pretende ser una medida “preventiva” que permita a los vecinos saber “con quién conviven”.

El condenado estará inscrito en “la lista” durante 20 años, desde el momento en el que obtuvo la libertad.

A pesar de que la diputada admitió que “algunos” lo consideraron “estigmatizante”, insistió en que ese no es el espíritu del proyecto. “Yo creo que su finalidad es girar la mirada hacia víctima”, añadió.

El mundo no le da respiro a la Argentina

Fernando Gonzalez escribe:

El mundo no es lo que era. Es lo que debe estar pensando Mauricio Macri mientras se sube al avión que debe traerlo hoy de Japón. No bastan las inversiones de Toyota y de Nissan. No bastan los acuerdos con China para que se construyan dos centrales nucleares ni las fotos con Carlitos Tévez y con los jeques de Dubai. Los ocho días de viaje por el Lejano Oriente se ensombrecieron cuando llegaron las malas noticias de Brasil. La caída del gran vecino regional, justo cuando parecía que empezaba a recuperarse, es un puñal que se clava en el corazón de un proyecto económico que aún tiene que luchar a brazo partido contra la inflación y escapar de la recesión antes de la elección de octubre.

El panorama para la Argentina, visto desde la Casa Rosada, no ofrece ningún respiro. Europa se conmovió con el Brexit y la victoria inesperada de Emmanuel Macron en Francia apenas le devolvió algo del oxígeno político que le estaba faltando. Donald Trump no parece tener la destreza necesaria para imponer en su totalidad el plan de ideas con el que escandalizó al planeta pero le alcanza, por ejemplo, para complicar el presente y el futuro de México.

Pero todos estos dramas geopolíticos se convierten en anécdotas cuando Michel Temer aparece involucrado en la tormenta de coimas que se abate sobre Brasil y amenaza con barrer a todos los dirigentes de la primera línea del poder. Lula, Dilma Rousseff y Aécio Neves transitan caminos similares y es difícil prever quiénes se harán cargo de la crisis brasileña si la guadaña judicial vuelve a cortar la cabeza de un presidente que asumió hace menos de un año.

“César Aira es más que Borges”: Juan José Becerra

César Aira

Juan José Becerra entrevistado por Mauro Libertella:

–¿Para tu generación fue complicado ponerse a escribir, después de la dictadura y de la generación del sesenta, que es una generación fuerte en el sentido amplio?

–Al revés, yo creo que para nuestra generación fue más fácil porque los escritores más grandes funcionaron como una especie de airbag entre Borges y nosotros. Fueron grandes lectores de Borges y relativizaron su poder. Relativizarlo es sostener una posición más o menos distante de una bomba atómica que cayó en tu casa. La generación anterior a la mía se plantó en relación a Borges. Apareció Saer metiendo una cuña ahí, que es la de la novela: se puede escribir una gran obra en el género novela, que Borges despreciaba. Apareció Puig. Y luego vinieron escritores antes que yo que ya están curtidos por Saer y Puig y entonces Borges ya no es el problema central porque Saer y Puig ya los enfrentaron desde el género novela. Más tarde aparece Aira, dentro de la matriz borgeana. Es un escritor especulativo. Es un genio y es más que Borges.

LA FUNCIÓN DEL DINERO EN PSICOANÁLISIS

Por Luciano Lutereau

El dinero en psicoanálisis tiene una función particular. Como pago de la sesión, su uso no corresponde al mero intercambio de un servicio por un honorario. El tiempo no puede comprarse. Recuerdo la situación de un hombre que, en cierta oportunidad, quiso hacer entrar su análisis en la serie de los bienes de consumo (se trataba de un hombre adinerado) y dijo “Si yo acá pago…”, y al que le respondí “¿Por qué pagás? Por algo seguro, pero no creo que sepas de qué cosa se trata; pero por mi tiempo no, vale más que una fortuna y no te lo doy a cambio de nada, sino porque quiero”.

Dar tiempo es dar lo que no se tiene. Siempre falta el tiempo, por eso dar tiempo es dar una falta y esta coordenada ubica de entrada la “oferta” analítica por fuera del circuito del capital, porque el analista ofrece amor antes que nada (o esa “nada” que es el amor). Por eso, desde el punto de vista personal, nunca armo mi agenda según un esquema preestablecido de “turnos” (ni siquiera sé cuántos pacientes atiendo), y así es que mis horarios suelen ser un desastre, pero ¿qué amor no lleva al enredo? De la misma manera, ¿por qué es un hábito hoy la “terapia semanal”, costumbre más próxima de la actividad capitalista que del tiempo que impone el análisis como experiencia y que cabe ir descubriendo vez a vez? Por mi parte, a muchas personas las despido con la pregunta: “¿Cuándo vuelvo a verte?” o bien la invitación: “Llamame cuando quieras”. Y si en algunos casos condesciendo al “horario fijo” es porque creo sería más penoso, o angustiante para esa persona, no tener pautado el encuentro (y será parte del análisis inscribir la ausencia del analista). Nunca tomo a mi cargo la próxima cita como algo necesario, porque el amor requiere la contingencia y el azar.