Archive for the ‘Argentina’ Category

“No está en el plan de la naturaleza que el hombre sea feliz”: Andrés Rascovsky

Andrés Rascovsky, expresidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina, psicoanalista e hijo de uno de los padres de esta ciencia en Argentina.

“No está en el plan de la naturaleza que el hombre sea feliz”: el psicoanalista argentino Andrés Rascovsky responde las preguntas de los lectores de BBC Mundo

La sociedad actual avanza a un ritmo vertiginoso y las estructuras de los sujetos cambian de manera dramática. Ya no impera la histeria y la represión de principios del siglo XX, tal como la vivió Freud. Así que ¿cómo podría entenderse el malestar en la cultura del siglo XXI?

Christian Galeano, Belén de Umbría, Colombia

Es cierto, como dice Christian, que el malestar en la cultura se ha incrementado por las exigencias socioculturales y la dificultad para encontrar un lugar en la cultura en el cual mantenerse.

La desestructuración de la familia es más frecuente ahora.

No está en el plan de la naturaleza que el hombre sea feliz. Es más fácil experimentar el sufrimiento, el desamparo y la falta de protección, que es creciente.

Ahora, indudablemente, para aquellos que no han tenido la suerte de tener una infancia sana como para tener una estructura de base sólida (sobre todo en la infancia temprana) pueden tener un hándicap para el trabajo, para sostener su personalidad y deben recurrir a drogas para mantener su integridad.

Advertisements

Today birthday of Matias Musa, Argentine film director

Matias Musa

Today, September 06, is the birthday of Matias Musa, the Argentine film director.

—¿Es recomendable la participación de psicólogos en los equipos de los políticos?

Pablo Helman entrevista a Sergio Zabalza:

—¿Es recomendable la participación de psicólogos en los equipos de los políticos?

—La “psicología” contiene múltiples escuelas con puntos de vista muy diferentes sobre el abordaje de la psique. De manera que, si se trata de facilitar la interpretación de las necesidades de los ciudadanos en los asuntos de la polis, todo dependerá de la ética con que un psicólogo sugiere determinados rumbos a un político.

—¿Cómo ve el acercamiento de Jorge Alemán a Cristina? ¿Qué opinión tiene de su obra? ¿En qué puede asesorarla a Cristina?

—A partir de algunas elaboraciones teóricas de Lacan, con sumo rigor conceptual Jorge Alemán ha facilitado el abordaje de la política mediante herramientas psicoanalíticas. Por lo demás, tengo entendido que sus diálogos con la ex presidenta han sido circunstanciales y no obedecen a ningún trabajo de colaboración estable.

La novela que Borges nunca escribió

Fedosy Santaella escribe:

Se sabe que Borges no se veía escribiendo novelas. Lo dijo en el prólogo deFicciones que corresponde a El jardín de los senderos que se bifurcan: «Desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros; el de explayar en quinientas páginas una idea cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos» . En aquel mismo lugar también escribió: «Mejor procedimiento es simular que esos libros ya existen y ofrecer un resumen, un comentario». Es maravilloso esto, concuerda con la otra novela de Borges que descubrí. Porque como verás, lector, yo también me anoto en las filas de la urgencia por achacarle a Borges alguna novela.

En conversación con Lázaro Santana para la longeva revista Ínsula, Borges declaró tener la creencia de que en el cuento corto, «tal como ha sido practicado por Henry James, Kipling, Conrad y otros, puede caber todo lo que cabe en una novela». Un cuento, dice, puede estar tan cargado de las complejidades y las intenciones de la novela, cuya lectura, acota, puede llegar a convertirse más en una tarea que en una obligación. La sensación de plenitud sólo la da el cuento; esta es su convicción. La novela en cambio, dirá en otra oportunidad, siempre tiene algo de ripio. Dicha declaración la registró Modesto Montecchia en 1977 para su Reportaje a Borges. «Es decir, que para escribir un libro tan largo hay que introducir elementos ajenos a la misma». Allí Borges acometerá también, cosa que agradezco, contra Robbe Grillet: «Yo creo que una novela en la que el autor dedica tres páginas, por ejemplo, para describir lo que hay en una mesa, es un error». Cuenta que cuando conoció a Grillet, éste le confesó que había influido en su escritura. Borges, «con escasa cortesía», le respondió: «Caramba, no me descorazone».

En definitiva, Borges no se atrevía con la novela. «¿Por qué? Yo creo que por haraganería», le dirá a Antonio Nuñez en otro reportaje también paraÍnsula. «El cuento me gusta, lo veo de golpe, y esto espolea mi actividad. Hay novelas espléndidas, no digo que no; pero la novela puede fabricarse. Un cuento o un poema, no».

“Era una persona que escribía al borde del abismo todo el tiempo”: Ivonne Bordelois sobre Alejandra Pizarnik

Alejandra Pizarnik

Ivonne Bordelois entrevistada por Sergio Kisielewsky:

–¿Usted venía venir el final trágico que tuvo?

–Ella era un persona que escribía al borde del abismo todo el tiempo, ella estaba al borde del abismo. En París la habitaba una especie de energía, fue un momento muy bueno y cuando ella volvió tienen mucho éxito sus libros de poemas, obtiene el Premio Municipal de Poesía, algo extraordinario, al fin y al cabo ella era muy joven y no tenía tanta obra publicada. Ahí ella se afirma y empieza a tener un grupo de admiradores que están cerca de ella o de colegas como Manuel Mujica Laínez y poco después obiene la beca Guggenheim y se va a Estados Unidos. Quería volver a París pero Cortázary Paz estaban envueltos en las polémicas sobre la Revolución cubana y las peleas con Vargas Llosa y no había tanto lugar para ella. Llega a París y hay un desencanto, ya no hay ese clima de años antes, estaban en otra cosa, vuelve y al poco tiempo se muere el padre y fue un golpe tremendo para ella, adoraba al padre y lo trataba pésimo, muy bipolar. Ahí empieza un poco el derrumbe. El otro tema es que desde adolescente se había acostumbrado a tomar anfetaminas para estar delgada y también tuvo varios desencuentros amorosos. Yo me había ido, con Onganía me quedé sin trabajo en la Universidad y me fui a Estados Unidos. Algo tenía que hacer y ahí empieza la segunda parte de la correspondencia que es mucho más intensa, que duró hasta 1972, cuando ella murió. Antes se había ido  achicharrando poco a poco. Aún así las cartas son preciosas aunque se empieza filtrar un desencanto. Allá se afianzó y acá había escrito los libros tremendos de ella como “La condesa sangrienta” y  “Extracción de la piedra de la locura” y se veía que había una especie de encontronazo con el lenguaje, una desarticulación, una tendencia a lo obsceno que antes no aparecía, toda una especie de revolución íntima en ella y eso mismo la fue llevando a sótanos cada vez más negros y ya la gente que la rodeaba, que la quería mucho, como Olga Orozco y Enrique Pezzoni no la podían contener. Cuando empieza a tener síntomas muy avanzados de deterioro, la internan en el Hospital Pirovano pero la internación era ambulatoria y los fines de semana la dejaban salir y en una de esas salidas se quitó la vida.