“Ni las psicoterapias son el pasado ni las neurociencias son el futuro”: Luis Hornstein

Luis Hornstein

Luis Hornstein entrevistado por Yamila Musa:

Ni las psicoterapias son el pasado ni las neurociencias son el futuro. Las neurociencias y las ciencias sociales cuestionan al psicoanálisis, y este ¿no nació cuestionándolo todo? Ya no tiene esa gallardía. Por momentos se encierra y deviene un sistema creencial que rechaza la crítica interna y externa, un psicoanálisis pusilánime. Por suerte, en muchos momentos no sólo responde a los cuestionamientos sino que los agradece, porque lo ayudan a pensar, y recobrando la gallardía cuestiona a su vez.

Cuando postulo la integración y la colaboración de psicofarmacología y psicoterapia, ello no implica que crea en una acción mágica de cualquier psicofármaco. Algunos de sus efectos son positivos, pero incluso los efectos positivos deben ser potenciados por el entorno afectivo del paciente (sus vínculos), y casi siempre por una psicoterapia. Suponer que la depresión no es más que algo químico, es como suponer que el talento o la criminalidad son exclusivamente químicos.

Incluso cuando se dice que el cerebro es un sistema químico, hay que aclarar que es un sistema químico complejo. Las depresiones deben ser abordadas desde el paradigma de la complejidad, y así entendemos el desequilibrio neuroquímico presente en las depresiones, debido a la acción conjunta, y difícilmente deslindable de la herencia, la situación personal, la historia, los conflictos neuróticos y humanos, la enfermedad corporal, las condiciones histórico-sociales, las vivencias, los hábitos y el funcionamiento del organismo.

Es cierto que la bioquímica puede aliviar las depresiones, pero la propaganda (no sólo la publicidad) de la industria farmacéutica suele presentar a la farmacoterapia como la panacea, y la terapia de ninguna enfermedad debería estar en manos de una industria. Todo ha cambiado desde que el paciente se fragmenta en manos del especialista. Algunos consultantes presos del nomadismo de los hipocondríacos, van de consulta en consulta en busca de un consejo o un medicamento nuevo. El paciente contemporáneo es un escéptico que no cree en ningún tratamiento pero que los prueba todos, que acumula homeopatía, acupuntura, hipnosis y alopatía. Pero no es imposible encontrar al médico, psicólogo, psiquiatra, que dialogue para hablar de su sufrimiento, para integrar sus síntomas en una historia personal, en un pacto en el que en un contexto de respeto mutuo se intente encontrar la mejor cura posible.

Advertisements

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: