Argentina: una neurosis de destino

Ernesto Fernández Núñez

Ernesto Fernández Núñez escribe:

El fracaso debería abrevar en las aguas procelosas del aprendizaje, en la medida que este se produzca de vez en cuando. Otros opinan que el mismo no existe, solo hemos elegido la puerta equivocada.

El destino, el azar, la casualidad, la coincidencia, el fracaso o la mala suerte, son algunas de las palabras que tratan de explicar aquello que escapa a nuestro conocimiento consciente y racional. Lo que a simple vista es obra de una vida signada por la mala suerte, fracaso tras fracaso, en una lectura “finita” de los hechos, arrojará algunas explicaciones interesantes y esclarecedoras. El fracaso no es anónimo ni es casual, tiene un nombre y una fuerza incontrolables para repetir el mismo patrón de conducta que nos lleva inexorablemente a sentirnos marcados ignominiosamente por el destino. Hablamos de la compulsión a la repetición, o neurosis de destino; yo lo llamaría el teatro de la memoria, allí en ese escenario desfilan todos nuestros fantasmas.

Esta observación no es solo inherente a las personas: es aplicable a los países, a las instituciones. La Argentina no es la excepción; me arriesgo a decir que nuestro país debería tomarse de ejemplo de lo que es un paciente crónico de fracasos, conductas repetitivas y frustrantes que siempre nos dejan en un escalón abajo del cual partimos. Esa es una curiosidad: no regresamos al punto de partida, vamos más atrás.

Acostada en el diván, rápidamente se puede inferir que la Argentina padece un trastorno compulsivo cíclico, destruye con fuerza ciega muy rápidamente lo que construye dolorosamente. El país está allí esperándonos y no lo alcanzamos, nos hemos identificado con el juego del palo enjabonado de los parques de diversiones, nunca llegamos a la cumbre.

La repetición histórica de las conductas de fracaso se da en todos los órdenes de nuestro país. Se repite el patrón en la economía; inflación más devaluación, más endeudamiento externo, igual pobreza. La política y la sociedad reciclan compulsivamente a aquellas personas o candidatos que ya fracasaron, cuyo resultado será inevitablemente el mismo.

Advertisements

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: