«La depresión es muy rentable para la industria»

como-puedo-ser-libre-de-la-depresion

La psiquiatra y psicoanalista Chus Gómez ofrece una conferencia en León.

por ANA GAITERO | LEÓN

Dejarse sorprender es el título de la conferencia que pronuncia hoy en León, a las 19.00 horas en el salón de actos del Ayuntamiento (calle Alfonso V), la psiquiatra y psicoanalista Chus Gómez como broche final a los actos del Día Mundial de la Salud Mental ha tenido que suspenderse por un asunto familiar grave, según han comunicado a este medio fuentes cercanas a la psiquiatra y psicoanalista.

«León se ha dejado sorprender», señala, por las experiencias participativas y creativas de personas con enfermedad mental que en los últimos años «se han ganado un espacio en la ciudad y han contagiado a la trama social y cultural de la ciudad».

Con estas palabras de elogio y admiración por los proyectos llevados a cabo en la provincia en los últimos años, que dan un mayor protagonismo a los pacientes, se adentrará en la historia del Día Mundial de la Salud Mental que se celebra el 10 de octubre. Cada año, sea cual sea el eslogan, «se acaba reivindicando la dignidad» de las personas afectadas. Espera que se extiendan iniciativas como la leonesa y «los pacientes tomen más la palabra».

«Si en la ciencia los avances son los descubrimientos, en salud mental las iniciativas son las que están dando mejores resultados», señala. En el caso de León, «hay un deseo muy decidido que da cabida a población hasta ahora marginada

Chus Gómez, que es jefa de sección en el hospital de Ourense y miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, se encuadra en la tendencia de la Otra Psiquiatría partidaria de una mayor participación de la persona afectada en su proceso de sanación, un trabajo «menos paternalista y más codo con codo y humanizante, más de la cercanía y del acompañamiento», explica.

Con más de 25 años de experiencia, Gómez pertenece a la generación de psiquiatras que se alzaron contra el enclaustramiento de las personas con enfermedad mental en los manicomios. No niega que exista la locura, sino al contrario, «la locura es consuntancial a lo humano».

Lejos de considerarlo un término peyorativo, porque históricamente ha tenido un uso estigmatizante, «la locura da una posibilidad al individuo de responsabilidad, de poder hacer algo» frente al cientifismo y biologicismo imperantes que no dejan «opción de maniobra» a los pacientes porque «todo de depende de subidas y bajadas de sustancias».

Gómez no se muestra contraria los medicamentos para tratar la enfermedad mental, «soy psiquiatra y los uso todos los días», pero aboga por su uso «sensato», sabiendo que «no son etiológicos, sino sintomáticos y utilizamos los mismos para diferentes cosas».

La locura no fue considerada enfermedad hasta el siglo XVIII, a raíz de conflictos jurídico-legales. «Cada época tiene su discurso, ahora no se habla de endemoniados». Las etiquetas son depresión, trastorno bipolar, tdah, etcétera, aunque actualmente «la burbuja de la depresión está dando paso a otra burbuja, la del trastorno bipolar», apunta.

«El malestar contemporáneo, vestido de depresión es muy rentable para la industria farmacéutica», asegura. «Son los malestares del vivir, antes estábamos acostumbrados a poder soportar cierto grado de sufrimiento», añade. Muchas veces un «deprimido» es alguien que necesitaría «ir a reivindicar a su sindicato».

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: