“si de encuentros sexuales se trata, en la cama no hay dos personas sino una multitud”

Relaciones-sexuales-con-demonios

Sergio Zabalza y Raul Martinez Fazzalari escriben:

Se llama sexting al procedimiento de enviarse fotos íntimas por Internet que llevan a cabo las parejas: una práctica que de alguna manera recrea, no sin complicados retornos, la superposición entre realidad jurídica, psíquica y virtual. Comencemos por estos dos últimas: entre las consecuencias que el descubrimiento del inconciente trajo consigo figura la reconversión del concepto de realidad. Según Freud, la realidad psíquica predomina por sobre la realidad supuestamente “objetiva”, esto es: más allá de las convenciones con que las personas nos avenimos a compartir el mundo, cada uno ve las cosas según sus prejuicios y deseos. De allí el malentendido propio de la comedia de enredos en que transcurren nuestros días. No es extrañar que un gran psicoanalista argentino –Enrique Pichon Riviere– afirmara que: si de encuentros sexuales se trata, en la cama no hay dos personas sino una multitud. Se refería a la presencia de los fantasmas -permisivos o censuradores- que cada miembro de la pareja trae consigo al momento de consumar una relación: padres, madres, hermanos y la comunidad de sustitutos que puebla nuestra agitada fantasía . Hoy la realidad virtual parece conjugarse con la realidad psíquica: celular mediante, la intimidad de una pareja convive con la comunidad del ciberespacio. ¿Por qué, a pesar de esta amenaza, se ha incrementado la práctica del sexting?

Esbozamos algunas respuestas: 1) precisamente por el riesgo que tal práctica conlleva: enviarse fotos hot constituye una excitante transgresión al buen orden y la prudencia, tal como hacer el amor sobre la mesa del comedor o detrás del árbol de una plaza; 2) enviarse fotos atrevidas constituye una prueba de amor, un voto de confianza para quien destinamos nuestros afanes de seducción; 3) hoy el mundo se ve desde una pantalla y el sexo no puede estar ajeno a tal impronta, de hecho Lacan observaba que la fantasía de la realidad psíquica –ésa de la que hablaba Freud- constituye una ventana desde la que cada persona interpreta el mundo; 4) la más importante y que contiene a las anteriores: la excitación de esta práctica que compromete nuestra intimidad deviene del posible y efectivo encuentro con los fantasmas que pueblan nuestra subjetividad (esto es: padres, hermanos, etc, pueden efectivamente acceder a las fotos). Se trata del deseo incestuoso e inconciente que palpita al resguardo del teléfono: la presencia de la ley como incentivo al goce de la transgresión. Pero cuidado, porque hoy que la realidad psíquica corre pareja a la virtual, perder el celular que contiene la intimidad de una persona puede -para algunos- equivaler a perder la ventana de la realidad psíquica.

La ley del incesto que ordena la convivencia entre las personas adquiere, metáfora mediante, estatuto formal en el aparato simbólico que imponen las normas de los códigos de justicia. Veamos a través de qué desfiladeros transcurre la práctica del sexting en la realidad jurídica. En primer término deberíamos delimitar que valores jurídicos están implicados en la obtención de una foto íntima y su eventual manipulación posterior. Intimidad, propiedad de la imagen, acto privado o todos ellos juntos.

En la segunda acepción del término privacidad el diccionario de la Real Academia la define como el ámbito que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: