“Argentina se ubicó en el mapa como el país que produce los mejores hackers”

hackeer

¿Cómo ingresar en el centro computarizado de un dispositivo médico o una máquina de votación electrónica? ¿Tal vez un smartphone o incluso un automóvil? Gracias al legado del gobierno militar y al de una cultura de romper las reglas de cualquier índole, Argentina se ha convertido en uno de los mejores lugares en el planeta para encontrar personas que te pueden mostrar cómo hacerlo.

A medida que la guerra de talentos de SiliconValley se globalizó, en particular para quienes tienen habilidades de ingresar a dispositivos, este país de América Latina se ha convertido en un terreno fértil para el reclutamiento de las corporaciones y gobiernos extranjeros. Las empresas necesitan hackers que las ayuden a defenderse de los delincuentes en la red y los espías patrocinados por el estado. Y como la infraestructura crítica mundial se mueve en línea y la amenaza de guerra se mueve hacia el ciberespacio, los gobiernos están desesperados por adquirir las herramientas de los hackers.

“Hacer trampas al sistema es parte de la mentalidad argentina,” afirmó Cesar Cerrudo, un investigador argentino en seguridad quien fue un autodidacta en el aprendizaje como adolescente hacker que vivía en Paraná, una ciudad del noreste del país. Cerrudo atrajo la atención recientemente por haber hackeado con éxito los sistemas de semáforos en ciudades de Estados Unidos. “A menos que seas rico, crecés sin computadora ni libros para leer. Para tener acceso a un software nuevo, lo tienes que hackear, y tienes que ser autodidacta para aprender todo desde la base,” dijo.

Dentro de América Latina, Brasil se hizo famoso en los últimos años como el líder mundial en estafas bancarias por Internet. Aunque los hackers de Argentina tienen reputación de ser creativos. En particular, son conocidos por su capacidad para encontrar las fallas denominadas de día cero, que son agujeros sin emparchar en la tecnología que se utiliza ampliamente y que se puede usar para espiar, e incluso destruir las redes computarizadas de los adversarios.

Las empresas tecnológicas como Apple, Facebook y Google han encriptado sus productos y servicios para que en muchos casos, el único modo de monitorear las comunicaciones del blanco sea ingresar directamente a su dispositivo. Como resultado, hay una urgencia nueva entre los gobiernos en adquirir ataques de vulnerabilidades de día cero.

Un grupo heterogéneo de ejecutivos de todo el mundo, funcionarios gubernamentales, contratistas y —al menos, así se rumorea — espías se reunieron aquí en octubre en una edificio industrial convertido en centro cultural para observar el hackeo realizado a la manera argentina en la 11ª reunión anual Eko Party, la conferencia de hackeo más grande de América Latina.

Es imposible decir cuántos hackers viven en Argentina, ya que ingresar a las computadoras no es en general una habilidad que a los argentinos les guste publicitar. Pero Eko Party, que atrajo a 1.600 personas este año, es muy conocida como el mejor lugar para encontrarlos.

“Argentina se ubicó en el mapa como el país que produce los mejores hackers“, comentó Sinan Eren, ejecutivo de Avast Software, una empresa de seguridad ubicada en Praga, quien asiste a la conferencia desde hace años.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: