“El deseo de poseer al otro siempre ha estado instaurado en nosotros, lo esta desde que el feto…”

images

Entonces ¿qué son los celos?

El deseo de poseer al otro siempre ha estado instaurado en nosotros, lo esta desde que el feto se encuentra en el vientre y mantiene la fantasía de ser uno con la madre, idea que no desaparece hasta los tres años de edad pero que se mantiene como el fundamento o el ideal -en mayor o menor medida- de nuestras relaciones significativas.

Cada bebé quiere la totalidad de la superficie materna, rodillas, regazo, pero no se contenta con esto, sino que además quiere desalojar hostilmente al otro de la parte de superficie de cuerpo materno que pretende. La madre puede animar esto o detenerlo, demasiado de uno o del otro generará daños en la forma que esa persona tenga para vincularse, así como los deseos, fantasías y expectativas que se mantengan acerca del contacto con un otro.

Mientras que muchos afirman que los celos tienen origen en la baja autoestima, los teóricos del psicoanálisis saben que esta explicación es un poco escueta. Definen sus inicios en la vinculación primaria que una persona sostiene (con mamá o papá) , así como con las frustraciones y complacencias que enfrentan.

Una persona, cuando bebé, o es mirada y atendida, o bien, es excluida y poco complacida. Todos estos factores promoverán que, en el individuo, se lleguen a desarrollar ideas patológicas acerca de sus vinculaciones y la forma en la que tiene que sobrellevarlas en orden a no perderlas o en orden a acceder a esa mirada/amor -y por lo tanto no regresar al punto en el que se sentía olvidado o desamparado-.

Inconscientemente, en aquellos seres que nunca pudieron acceder al completo sentido de vínculo se instauran ideas que van desde la culpa hasta la agresividad, pasando por pensamientos sobre la poca valía que tienen ( la única razón lógica -desde su fantasía- que explicaría ese descuido primario) o manteniendo ideas sobre los lazos afectivos basados en la violencia. En cualquier caso, se podría hablar de los celos como un acto compensatorio tanto para los que hacen de ellos una práctica constante, así como para quienes los aceptan.

 

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: