“‘El Almuerzo’ narra la comida que Videla tuvo con Jorge Luis Borges…”

Argentina sangrienta. El filme muestra el secuestro del escritor Haroldo Conti por un comando de la dictadura militar de los años setenta.

Argentina sangrienta. El filme muestra el secuestro del escritor Haroldo Conti por un comando de la dictadura militar de los años setenta.

Alejandro Awada, quien interpreta a Arquímedes Puccio en la tira de Telefe “Historia de un Clan” y al represor Jorge Rafael Videla en el filme “El almuerzo”, dice “disfrutar mucho” del gran momento profesional que atraviesa y al cual llegó siendo “un hijo del trabajo y de la comprensión para poder evolucionar”.

“Estoy disfrutando mucho y voy por más. Voy por seguir evolucionando y a ser más generoso, en todo sentido. Quiero tener más en cuenta a los demás. Apunto a ser feliz y la felicidad está con el otro”, sostuvo Awada, quién estrenará este jueves en la pantalla grande “El Almuerzo”, dirigida por Javier Torre.

“Soy hijo del ensayo y del error, del hacer para aprender y de aprender hasta que me vaya de este mundo. No creo en un hecho, sino en la prepotencia del trabajo. Trabajo mucho en profundizar el conocimiento de mí mismo”, dijo el actor.

Con una extensa trayectoria, que incluye cine, teatro y televisión, el intérprete asegura que hoy, a los 53 años, se siente reconocido por el público y afirmó que el recorrido hasta este momento “no fue fácil” y que dudó “mil veces” sobre su vocación actoral.

Así, en estos días, a Awada le toca interpretar a dos personajes que tienen vínculos directos con el genocidio de la última dictadura militar y que le consumieron una carga emocional importante durante la actuación: el represor Videla y el secuestrador y asesino Puccio.

“Estoy muy lejos de considerar que el personaje se adueñe de la persona, no hay chances, es un mito. Pero con estos dos, entre toma y toma, transitar esas zonas oscuras era muy poco agradable. Había una sensación física de desagrado”, sostuvo.

“El Almuerzo” narra la comida que Videla tuvo con Jorge Luis Borges (Jean Pier Noher), Ernesto Sabato (Lorenzo Quinteros), Leonardo Castellani (Pompeyo Audivert) y Horacio Ratti (Roberto Carnaghi) el 19 de mayo de 1976, una semana después de la desaparición de Haroldo Conti (Jorge Gerschman). En él, Videla (Awada) se muestra taciturno y con un empaque que no puede ocultar, habla de las intenciones culturales de su gobierno y encuentra, en el cuarteto de comensales, alguna pequeña adhesión.

Con un comienzo de franca violencia, el filme muestra el secuestro del escritor Haroldo Conti (Gershman) y el maltrato a su mujer Marta Scavac (Mausi Martínez) por un comando de la dictadura cívico-militar. La película se divide en un antes y un después del siniestro almuerzo, con un Borges que recuerda a sus antepasados militares y supone que su madre Leonor estaría orgullosa de su encuentro con el dictador, y un Sabato amenazado obscenamente por un matón en un bar.

“No creo que hayan acordado con el Proceso, sino que hicieron lo que pudieron en medio de esa coyuntura de terror y pánico”, opinó Awada sobre el hecho narrado en una película que tiene la característica de ser coral.

Lo más interesante de “El almuerzo” es que esa comida no varió en absoluto el devenir del régimen que ensangrentó al país desde 1976 hasta 1983, ni a los intelectuales que quisieron “colaborar” con sus prestigios, ni al mismísimo Videla, que con su pétrea soberbia sólo buscaba blanquear su accionar frente a la opinión pública extranjera.

Las comparaciones con el fútbol son una constante durante todo el reportaje, porque para Awada son importantes los compañeros “delante y detrás de cámara”, y, además, acotó que “el español es el único idioma que habla de ‘actuar’; en francés, inglés y alemán se habla de «jugar»”.

“Cuando Riquelme -dijo casi a los gritos, parado en el bar de la entrevista e imitando al ex diez de Boca- le tiró ese caño a Yepes no había contrato ni nada que valga. Ahí estaba jugando. Y yo, de forma madura y responsable, juego la actuación”, sostuvo.

A lo largo de la charla, Awada hizo varias veces hincapié en que es “un trabajador” y en que para “evolucionar” es necesario aprender de las situaciones y de los demás.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: