“…cuando la identidad no es clara para el sujeto, es inevitable que lo invada una crisis emocional…”: Enrique M. Novelli

images

Flores marchitas. Norma decidió emprender la búsqueda de su familia biológica una vez que fallecieron sus padres adoptivos, en 2013. “No quería generar ninguna incomodidad e indagar sobre algo que era un secreto a voces en la familia”, explica la mujer.

Es que desde el momento en que fue madre por primera vez, los deseos por descubrir sus orígenes ya habían empezado a tomar forma.

Ella nació el 2 de junio de 1968 en Temperley y sospecha que días después del parto fue entregada a otros padres. Su apellido adoptivo es Flores y hace dos años creó una página en Facebook bajo el nombre “Busco a mis padres biológicos”.

Según cuenta Norma, de acuerdo a su partida de nacimiento, “María Mañas fue la partera”. “Ella tenía a alguien a cargo a quien le encomendaba ofrecer y entregar a los recién nacidos”, denuncia. “El médico que asistió el parto y firmó el nacimiento se llama Mario Elmar Kerber y la enfermera que hizo el contacto con mi familia adoptiva se llama Susana”, asegura.

Asimismo, afirma que lo que la moviliza en este camino es “la necesidad de encontrar respuestas a tantas dudas”. “Sólo el que no conoce sus raíces sabe lo que siente”, asegura.

“Quizás fue con las mejores intenciones de parte de mis padres adoptivos, pero la realidad es que me robaron la identidad, el saber quién soy en realidad, de dónde vengo, si tengo hermanos, si realmente habré nacido en San José, Temperley o me trajeron de algún otro lugar”, expresa la mujer

Aunque reconoce que durante su infancia “nunca” le faltó nada y hubo “mucho cariño”, confiesa que nunca sintió “ese vínculo de sangre” que liga a un padre o una madre con sus hijos, al tiempo que asegura que su vida se vio signada por ello.

En este sentido, el psicólogo de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), Enrique M. Novelli, advirtió a este medio que “cuando la identidad no es clara para el sujeto, es inevitable que lo invada una crisis emocional y que no tenga la capacidad para desempeñarse adecuadamente en su medio”.

A sus 47 años y con una familia conformada, Norma se siente incompleta y manifiesta la necesidad imperiosa y profunda de saber cuál es su verdadera identidad.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: