“Me preocupa el silencio de los psicoanalistas…”: Alejandro Armengol

Republican presidential candidate Donald Trump gestures and declares "You're fired!" at a rally in Manchester, New Hampshire, June 17, 2015.  REUTERS/Dominick Reuter      TPX IMAGES OF THE DAY      - RTX1GZCO

Republican presidential candidate Donald Trump gestures and declares “You’re fired!” at a rally in Manchester, New Hampshire, June 17, 2015. REUTERS/Dominick Reuter TPX IMAGES OF THE DAY – RTX1GZCO

Alejandro Armengol escribe:

Me preocupa el silencio de los psicoanalistas estadounidenses. No entiendo ese cruzarse de brazos de los psiquiatras. Donald Trump amenaza con dejarlos a todos sin pacientes, o lo que es peor: poner a los enfermos al mando del sanatorio.
Aunque no estamos ante un alucinado que aspira a convertirse en candidato presidencial, sino frente a un embaucador que se aprovecha de las frustraciones ajenas, un explotador de las emociones de otros. Y ello es mucho más peligroso.
Alguien puede pensar que dedicarle dos artículos seguidos a un político indica una fijación en su contra, pero hay una diferencia clave entre uno y otro texto: el primero se escribió antes de que se hiciera pública su propuesta migratoria.
Hay un hecho fundamental, que a la hora de enfrentar a Trump los otros aspirantes a la nominación republicana aún se niegan a reconocer. Este país no está en crisis, ni económica, ni política ni social. Estados Unidos hoy no es la Alemania de 1933. Existen diferencias raciales, discriminación y diversas formas de odio. Sin embargo, no hay arraigada una xenofobia que dé paso al crimen, generalizado en toda la nación. Pero precisamente a dar aliento a esos sentimientos es a lo que está contribuyendo Trump.
Lo que existe es un estancamiento en las leyes, creado por los republicanos, que se refleja en el obstruccionismo que han ejercido en el proceso legislativo, tanto cuando eran minoría como al lograr la mayoría en el Congreso. Ello ha llevado a la percepción de que en Washington nada funciona y nada se logra.
De ello no hay mejor ejemplo que la imposibilidad de sacar adelante una reforma migratoria. Una ley que no habría dejado el asunto en el limbo para provecho de Mr. Trump, que más que aspirar a la presidencia busca establecer una dictadura.
Cuando se produce un estancamiento, es lógico que surja un candidato populista. Aquí se tiende a asociar al populismo con la izquierda, debido al ejemplo latinoamericano. Pero basta mirar a Europa para recordar que también hay un populismo de derecha y de ultraderecha.
La propuesta de Trump para combatir lo que él considera un grave problema migratorio sólo puede llevarse a cabo mediante la fuerza.

1 comment so far

  1. Marcelo Pantoj on

    mmm…No estoy de acuerdo con ud.
    Creo que avanzamos a un nuevo brote psicótico sociocutural, la crisis económica saca a la luz, los resentimientos clasistas y raciales. Hitler sólo fue un catalizador un condensador de las frustraciones y odios de su contexto: los que estaban bien, pero a la noche estaba todo mal, el chivo expiatorio los banqueros Judios, pero gasearon hasta los zapateros. Hoy la crisis se hace perenne, los americanos se hunden en una pesadilla, que no es otra que la precarización del trabajo, sus ricos capitalistas fieles al dios dinero han llevado gran parte de sus millones donde renten más, China, México, Bahamas… si hasta donal ha hecho parte de su fortuna en su México lindo, la supuesta recuperación es un espejismo, pues está financiada con una deuda pública estratosférica que ya no puede más, y las tasas tendrán que subir, y su sola mensión bota la bolsa china 20%, porque el consumo caerá y después caerá más, deuda que por supuesto pagarán los trabajadores, recuperación que sólo ha beneficiado a las corporaciones, sobre todo gracias a la economía de escala de las mega fusiones, pero el empleo es cada vez más precario, repartidores, vendedores y part time son milones, y la seguridad socia cada vez ás flaca, total ya no hay comunismo… y los trabajadores solo quieren acceder al consumismo, pero ya no les permite ahorros, menos aún lujos, el sueño americano se diluye, cuando no se vuelve una pesadilla… pero siempre está Johnnie walker o su amiga la Coca para arreglar nada, mientras la frustración crece, y esos negros y esos latinos que quieren vivir la vida loca y puro gozar y vivir mejor que los blancos, que se creen dice el KKK, hay que matar a esos delincuentes y quien mejor para eso que la policía, que hagan su trabajo. Cuantos van… yo perdí la cuenta, ¿Oh y ahora quien podrá defendernos? donall trump ( no merece mayúsculas) no contabas con su estupidez… Lo más psicótico, no es el discurso de trump, es su 1er lugar en las encuestas del partido republicano, es su inmenso apoyo, es obvio que si es elegido el odio racial se multilicará, caerá mas gente de color y habrá respuestas, caerán blancos también y en un país donde cualquiera puede comprar una subametralladora, en que puede acabar eso… Mejor prepárence porque o se impone la cordura, o lo irracional reverberará y se convertirá en un Huracán que nadie salvo el tiempo podrá detener. Aunque esa es la receta de algunos cultores del esquizoanálisis o radicales lacanianos. Que fluya el brote hasta agotar su energía, más que mal, luego del holocausto europeo (dejemonos de reduccionismo) floreció una buena época para muchos, gracias al hastío de tanta locura, claro que sólo para los europeos, que basaron su estado de bienestar en la expoliación del resto del mundo. Quizás después de todo vendrán tiempos mejores ahora para todos…. quién sabe…


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: