Colectiveros al diván: hiper estresados, pero con miedo a pedir ayuda

transito-y-transporte-2064775w645

Verónica Dema escribe:

La psiquiatra Lía Ricón también suele recibir consultas de pacientes colectiveros. “Las consultas más frecuentes se refieren a insomnio, ansiedad, falta de tolerancia con la familia y estados depresivos crónicos”, enumera. Y agrega: “La reticencia al tratamiento puede estar relacionada con el costo de una psicoterapia”.

El alcoholismo es, para muchos, el “remedio casero” para aliviar el estrés, según el médico y psicoanalista Harry Campos Cervera. También lo es el cigarrillo: la mitad de los 1000 colectiveros encuestados fuma un promedio de 17 cigarrillos por día.

El alcoholismo es, para muchos, el “remedio casero” para aliviar el estrés, según el médico y psicoanalista Harry Campos Cervera. También lo es el cigarrillo: la mitad de los 1000 colectiveros encuestados fuma un promedio de 17 cigarrillos por día.

Barrancas de Belgrano es terminal de varias líneas de colectivo. Cada uno de los choferes que llegan de su recorrido estaciona y se baja unos minutos a estirar las piernas. Ese ómnibus vacío es un resumen del día, un respiro. Entonces, da cuenta de sus tiempos en la terminal y, en función de esto, se le calcula el período de descanso. Allí aprovecha a conversar con sus colegas, fumar un cigarrillo o tomar un mate.

Ellos se muestran amables, aunque no muy dispuestos a conversar sobre psicólogos y psiquiatras. Algunas bromas después ya se anima uno: “Para poder andar en la calle habría que ir al psicólogo. Es cierto. Se te cruzan las bicis, las motitos. No se puede andar, te vuelven loco”. Ante la pregunta sobre si fue alguna a vez a terapia, comenta: “No, no… si vas quedás marcado. O no volvés. Un compañero que teníamos pidió de ir, lo mandaron, pero no volvió más. Había tenido un accidente contra una moto, creo que mató a un tipo”.

Y se suma otro que acaba de terminar su ronda. “La UTA no te quiere pagar nada, qué psicólogo. Sería ideal. En nuestra línea por lo menos pedimos que no nos presionen con la hora. Cumplimos la frecuencia como podemos, pero la doble mano de Santa Fe, más los cortes, no te deja llegar.” Los demás asienten. Quejarse entre viaje y viaje es una especie de catarsis grupal.

Ariel, inspector durante diez años en la empresa Ecotrans, dice: “Me hablaban del estrés laboral, por todo el tráfico de la calle, los cortos horarios que les daba la empresa y porque tienen que andar renegando con pasajeros”

Ariel fue empleado durante diez años en la empresa Ecotrans. Era inspector, conoce de cerca las angustias de los choferes. “Me hablaban del estrés laboral, por todo el tráfico de la calle, los cortos horarios que les daba la empresa y porque tienen que andar renegando con pasajeros”, dice. Y agrega otro motivo de controversia emocional: “Hay quienes tienen familia y también una doble vida que no saben cómo manejar. No es extraño en el rubro. Y el psicólogo los ayudaría a encarrilar sus vidas”.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: