“Los juguetes malditos son todo un capítulo en la noción freudiana de lo siniestro (Unheimlich)…”

Ouija-portal-dimensional-en-tus-manos

Javier Araya escribe:

Los juguetes malditos son todo un capítulo en la noción freudiana de lo siniestro (Unheimlich), y constituyen toda una división de las películas de terror. Pero con la ouija, afirma el doctor French, “está además el contexto social. Usualmente se trata de un grupo de personas, y todos tienen una pequeña influencia”.

La siempre brumosa “influencia” puede entenderse también como una suerte de narrativa o relato que venda la idea dentro de una comunidad de sentido (tus amigos en una fiesta escuchando tus historias de terror). Este consenso condicionado narrativamente es una contraparte simbólica del reflejo condicionado que Pávlov estudió en sus famosos experimentos sobre la salivación como resultado de un impulso primario de alimentación en perros. Es el mismo principio que nos hace sentir miedo cuando van a aplicarnos una inyección: se supone que duele, así que debe ser cierto.

Un estudio del psicólogo Ron Rensink de 2013 no trató de probar la existencia de un pasaje paranormal en la tabla ouija, sino meramente la expresión física del efecto ideomotor (sin formularse en modo concluyente sobre los aspectos inconscientes o preconscientes) de los participantes. Para ello, una serie de voluntarios fueron convencidos de que jugarían a la ouija con otra persona en otra habitación a través de una teleconferencia. Aquí entra en escena un pequeño robot que traduce los supuestos movimientos de la persona en el otro cuarto y los reproduce frente al participante, con unos sensores ubicados en el indicador con forma de gota. Con esto buscaban hacer creer a los participantes que el resultado del experimento no dependía completamente de ellos. Está de más decir que no había nadie en la otra habitación, y que el robot fue reemplazado en posteriores experimentos por un muy terrenal ser humano, aunque incluyendo una adecuación: los participantes eran vendados para que no observaran cuando su contraparte dejaba de tocar el accesorio indicador. Así, a través de sencillas preguntas de sí y no (“¿Buenos Aires es la capital de Brasil?”), los investigadores demostraron que una persona acierta 50% de las veces cuando se le pregunta algo directamente, pero el porcentaje aumenta a 65% cuando la persona cree que la respuesta obedece a un factor externo a él o ella (el efecto “inspiración”). Rensink y su equipo concluyeron que la gente en realidad se sabotea para no decir lo que sabe, pero que en ciertos contextos es posible demostrar que la gente no sabe que sabe, y actúa por el efecto ideomotor. 

Pero este efecto psicosomático no es sólo una curiosidad psicológica encarnada en versión mística en la ouija y en versión judicial en el detector de mentiras: también es un recurso sumamente efectivo para desfalcar imbéciles tan bueno hoy como hace 150 años. La compañía inglesa Global Technical Ltd. desfalcó al gobierno mexicano en 2013 con la venta de mil 112 “detectores moleculares” utilizados por dependencias federales y estatales en la llamada “guerra contra el narco” desde el calderonato. El fraude costó 450 millones de pesos al gobierno. La compañía se dedicaba a negociar con gobiernos como el de Irak, de quienes obtuvieron el equivalente a mil 200 millones de dólares. Las pérdidas totales se calculan en miles de millones, y las víctimas humanas (en el caso de fraudulentos detectores de bombas, que operan bajo un principio parecido al de las máquinas caza-tesoros) son incontables. El gobierno mexicano se reservó publicar la información concerniente a las partidas presupuestales bajo las que se realizaron las operaciones por un periodo de 12 años.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: