“…el psicoanálisis detectó un empuje mortífero del ser hablante”

474523296_2b1fadf6e2

Hablando con El Tribuno, Pilar Ordóñez afirma:

“Los enfoques cognitivos conductuales tratan el problema intentando adaptar a los protagonistas de estos dramas a una moral estándar. Intentan erradicar la conducta patológica sin contemplar las causas. A veces peor, reducen las causas a factores genéticos y parámetros biológicos. Con esos tratamientos los implicados se quedan sin las herramientas necesarias para producir un cambio en el modo de vivir sus relaciones con los otros. Estas concepciones adaptativas de la conducta parten del supuesto de que toda persona posee un instituto de conservación, que busca preservar su vida exclusivamente. En cambio el psicoanálisis detectó un empuje mortífero del ser hablante. A ese empuje lo conceptualizó como pulsión de muerte. Por eso es necesario un marco legal, pero no es suficiente. Cada ser hablante debe hacer un camino que le permita elaborar ese empuje fatal. Los psicoanalistas no podrían formular políticas o medidas sociales, pero pueden colaborar en la resolución de estos atolladeros, de estos obstáculos, que la pulsión presenta. Quizás habría que diferenciar la práctica del psiquiatra, del psicólogo que se ocupa de la conducta y la del psicoanalista. La práctica de este último ofrece una vía para poder hacerse responsable del modo en que nos relacionamos, amamos, trabajamos y por ende del modo en que encontramos un gusto por vivir.”

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: