Colombia debe reintegrar miles de guerrilleros a la sociedad si busca paz duradera

FARC

Por Luis Jaime Acosta y Helen Murphy:

MEDELLÍN, Colombia (Reuters) – Cada vez que el ruido de un avión interrumpe su sueño, Jessica Quintero se despierta asustada, se lanza al piso y se esconde debajo de su cama para protegerse de esos bombardeos de las Fuerzas Armadas en la selva de Colombia que quedaron grabados a fuego en su memoria.

Quintero, que al igual que otros desmovilizados pidió cambiar su nombre por razones de seguridad, se sumó voluntariamente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando tenía 13 años, imitando a sus 11 hermanos que ya se habían incorporado a la guerrilla más antigua de América Latina en una lejana zona rural del noroeste del país.

Luego de tres años de soportar las dificultades de la selva, bombardeos y maltratos dentro de la guerrilla, desertó como lo han hecho miles en la última década y ahora busca cambiar de vida con otros 60 jóvenes en un centro de rehabilitación apoyado por el Gobierno, donde estudia para convertirse en enfermera.

Pero su pasado la persigue todos los días. Por un lado, teme que sus antiguos compañeros la encuentren y la asesinen por haber desertado, y por el otro, tiene miedo de convertirse en una paria para la sociedad por su paso por la guerrilla.

“No estoy preparada para decir de dónde vengo”, dijo Quintero, de 18 años, mientras otros jóvenes jugaban ping-pong en un albergue situado en un sector de clase obrera de Medellín.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: