“…Freud señala que ‘este ser azotado es ahora una conjunción de conciencia de culpa y erotismo'”

images

En su nota “Parentalidad violenta”, Sergio Zabalza afirma:

Si consideramos la posibilidad del masoquismo, la articulación entre violencia simbólica e infancia adquiere ribetes estructurales. Los albores de la constitución subjetiva abrevan de la fantasía de paliza: “ese no sé qué que golpea, que resuena en las paredes de la campana, produce goce y goce a repetir”, según observa Lacan al comentar los tempranos efectos de la materialidad del lenguaje sobre el cuerpo (El Seminario, Libro 17, “El reverso del psicoanálisis”, ed. Paidós). Por algo, en su artículo denominado “Pegan a un niño”, Freud advierte sobre un retroceso de la libido por el cual la frase “El padre me ama” se muda en “El padre me pega (soy azotado por el padre)”. Y Freud señala que “este ser azotado es ahora una conjunción de conciencia de culpa y erotismo”. Cuando se satisface la estructural fantasía masoquista del niño, la repetición puede derivar en desenlaces fatales.

La raíz de toda fantasía violenta es simbólica: detrás de todo exabrupto hay un discurso que lo ampara, sostiene u oculta. El mito del “instinto materno” enmascara que la maternidad es una construcción social, así que la satanización de determinados sujetos soslaya las responsabilidades compartidas ante cada niño golpeado.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: